OpenA
Cabrito Mayor

Campo minado

Cabrito Mayor

Campo minado

Más que meras “bombas” aisladas de tiempo que heredará la actual administración en relación a los ‘‘asombrosos” descubrimientos hechos en el proceso de transición por parte de los operadores del que será el nuevo gobierno de Samuel García, el escenario luce entre lo desolador y un auténtico campo minado donde la batalla es y será detectar y desactivar “las minas” con harta habilidad para evitar el estallido de las mismas hacia adentro de la propia institución gubernamental, pues de lo contrario, complica-rían enormemente el funcionamiento enjundioso en el arranque de la nueva administración estatal.

Y es que reflejando fielmente su comportamiento a lo largo del raquítico período, el gabinete actual emulando a la fámula aguzada que esconde la basura bajo la alfombra, ha ocultado muchas “minas eco-nómicas” que se han ido detectando durante el proceso de transición de entre montones de escombros y basura que no se mostraban a simple vista por la opacidad que les ha permitido aprovechar el viaje de las circunstancias pandémicas para que las decisiones de peso en lo económico se mantuvieran muy aleja-dos de la transparencia, licitaciones y concursos, lo que a los ahora cuestionados funcionarios y ex servidores públicos en su momento, sí que sí, “les vino como anillo al dedo”.

O como quién dice, “se sirvieron con la cuchara grande” pues no hay una explicación más lógica en la soberanía mental de la sociedad y en lo tangible de la realidad que a falta de obras, proyectos o servicios auténticamente prestados, el estado haya dejado ir a la basura seis valiosos años de gobierno que bien pudieron haber servido para crear las condiciones propicias para el crecimiento social, productivo, económico y político en nuestra entidad. Seis años que fueron despilfarrados de la misma forma que, por lo que ha salido a relucir y ahora se cree, ocurrió con mucho de lo que se contó en ese trayecto de tiempo, con el erario público.

Cabe recordar que al principio la voz firme, segura y bronca, callaba los iniciales asegunes populares que ponían en entre dicho por ejemplo, la honradez del propio fiscal anticorrupción por manejar un caso particular donde a la cliente le salió más caro el caldo que las albóndigas y la pomposamente fiscalía casi creada exclusivamente para el caso “Tornado” en contra del anterior mandatario y su respectiva administración, resultó “tronado” ante la falta de los resultados ofrecidos. Y la verdad, hubiese sido más chistoso que el mejor episodio de la “Tremenda Corte”, de no ser por el gasto millonario e inútil, invertido en el montaje de ese absurdo sketch.

Y así estimado lector, al paso del tiempo se sembraron otras “minas” que le pegaron directamente al era-rio, como el reciente caso de los sobrinos del que fue el número “dos” en gran parte del período y que frente a la claridad surgida de la “transición”, aparentemente cometieron chanchullo con el Isssteleón, que de por sí, en el tema de las pensiones de esta institución se rumora, ya no es una simple mina, sino una auténtica bomba atómica.

Si a esto le agregamos los casos de posible corrupción a lo largo de seis años como los 29 millones “del cobijagate”, la pensión de “la “bronco-suegra”, los 318 millones de los sujetadores de la línea del metro, los 31.8 millones del “bronco-Dron”, los sueldos no cuantificados e invertidos en el desvío laboral para recabar las “bronco-firmas”, los $1,129 millones de los vagones usados para el metro y los $3,950 millones de pesos en gastos opacos por la pandemia y con esto la verdad, el terreno en el panorama de Nuevo León se mira más agujereado que un campo minado y eso estimado lector, sin contar otras bombas que se puedan encontrar en lo que resta de la transición.

Por hoy es todo, medite lo que le platico Estimado lector, esperando que el de hoy sea un   gran día, por favor cuídese y ame a los suyos; me despido honrando la memoria de mi querido hermano Joel Sampayo Climaco con sus palabras: “Tengan la bondad de ser felices”, nos leemos aquí el próximo lunes Dios mediante.

×