OpenA
En Visión Millennial

Caprichos Vs. prioridades

En Visión Millennial

Caprichos Vs. prioridades

Gobernar no es fácil, pero para hacerlo de manera correcta se requiere inteligencia, sensatez, sensibilidad y experiencia, entre otras cualidades, pero sin duda, un gobernante no debería tomar decisiones de forma personal, sólo por su gusto, porque imponer siempre será mal recordado.

Como mal ejemplo tenemos el caso del alcalde de San Pedro, Miguel Treviño, quien desde su primer trienio se ha caracterizado por no escuchar a la ciudadanía, y su actitud ha empeorado drásticamente en esta segunda administración, muy lejos ha quedado ese personaje que se vendía humanista porque en su gobernar se han registrado varios hechos que hasta son autoritarios.

En San Pedro hay gran descontento porque el alcalde pretende copiar planes de otras partes del mundo que simplemente no se deberían implementar en su municipio debido a que es pequeño y no hay viabilidad en esos proyectos por el simple hecho de que no existe el espacio necesario.

Además, recordemos que de por sí las vialidades de San Pedro no son amplias, y ahora el querer imponer las bicicletas trae muy enojada a gran parte de la población sampetrina. Ahí tenemos la polémica "Vía Libre", que ya ha causado protestas y reclamos por parte de vecinos que están inconformes debido a que argumentan que está mal planeada y además se hizo sin consultar a la ciudadanía.

Miguel Treviño gusta de andar en bicicleta; sin embargo, en últimas fechas se ha "encaprichado" con querer imponerle a los sampetrinos a que prioricen la bicicleta como medio de transporte, lo cual es totalmente absurdo.

La cuestión es... ¿Cuando Miguel anda en bicicleta sus escoltas también utilizan bicicleta para acompañarlo? ¿O no me digan que detrás de él va la camioneta con su seguridad? Y que quede claro, no porque él sea bicicletero tiene que imponérselo a los demás.

Sabemos perfectamente que el tema del medio ambiente es sumamente importante; no obstante, siendo San Pedro Garza García un municipio tan pequeño no se puede ni se debe obligar a sus habitantes a que utilicen la bicicleta, porque cada quien es libre de transportarse como quiera, y la verdad, la mayoría de los que utilizan la bici lo hacen por deporte o recreación. 

Si lo que se pretende es reducir el uso de vehículos privados, entonces que prioricen ofrecer un transporte público de calidad y moderno, para que al menos así se ofrezcan opciones realistas y que seguramente si el servicio es atractivo podría tener impacto. 

Otro punto muy importante es que Miguel Treviño parece que sólo es alcalde para imponer las bicicletas, y así se olvida del gran problema de seguridad que se vive en San Pedro, que la verdad ese sí es un tema que a los sampetrinos preocupa y que por eso exigen que ya se ponga a trabajar con seriedad, y de una vez por todas deje sus caprichos.

×