OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

Carrera de relevos

En Palabras De Los Psicólogos

Carrera de relevos

Sin darnos cuenta, en muchos hogares la crianza de los hijos se ha vuelto una carrera de relevos.

Quizá no seas consciente pero tal como lo decía Pávlov escuchamos el estímulo condicionado que produce el motor del carro al llegar a casa, o el tintineo de las llaves al abrir la puerta, y decimos “cambio”.

La madre aprovecha para meterse a bañar ya que llegó papá, o el papá toma a ahora las llaves para ir corriendo al súper para comprar lo que hace falta, en pocas palabras le pasan la estafeta al otro.

No cabe duda de que es sano que tengamos nuestro espacio personal, nuestros hobbies. El problema radica cuando, por la escasez de tiempo disponible, la máxima realización del padre y la madre no se encuentra en la vida en pareja o en familia, sino en aquello que hacen de manera individual cuando no tienen que ocuparse de la pareja ni de la familia.

La manera en la que se cría a los hijos influye no sólo en la formación de su personalidad, sino en las relaciones que establezcamos con nuestro entorno. Y esto es aplicable también al tipo de vínculo que se establece con la pareja.

La solución no es sencilla puesto que requiere de un grado de equilibrio difícil de alcanzar. Sin descuidar la vida personal, se hace necesario encontrar tiempos de calidad para la relación en pareja y aprender a disfrutar de la vida en familia. 

Para evitar esa forma de ‘paternidad por turnos’, condicionada por los horarios y las dificultades de la conciliación, necesitamos cambiar el paradigma y pensar que estar los dos vigilando a un niño en el parque o en casa mientras los mayores hacen los deberes o ir todos juntos a llevar a aquel a un cumpleaños, no es una pérdida de tiempo porque lo podría hacer uno solo, sino una oportunidad para estar juntos.

La gran pregunta es ¿cómo alcanzar este equilibrio?, lo primero que debemos identificar es la gran responsabilidad y compromiso que tenemos con y para nuestra familia. Al hacerlo nuestra prioridad se pueden ir sumando pequeñas adecuaciones que no terminen rompiendo la relación y que si sumen para fortalecer la unidad familiar.

Madrugar: Sé por experiencia que es una decisión que cuesta mucho, sobre todo cuando nuestros días parecieran acabar a altas horas de la noche, sin embargo, también hay que ser muy conscientes que tenemos tiempos ‘muertos’ que podemos poner a trabajar o aprovecharlos mejor.

Actividades extraescolares: Si tus hijos tienen alguna actividad dentro o fuera de casa, ese tiempo puede ser ideal para que tú también aproveches en invertirlo como tiempo para ti.

Tiempos de cierre: volvernos más respetuosos con el tiempo de ir a dormir, esos minutos de TV, o de revisar redes te quitan tiempo de descanso real.

Redes de apoyo:¡Úsalas!, aprovecha ese abuelo o abuela que estarían felices de una tarde con sus nietos, y usa ese tiempo para ti.

×