OpenA
Protágoras

Caso Debanhi: ¿y ahora qué sigue?

Protágoras

Caso Debanhi: ¿y ahora qué sigue?

Como si se tratara de una serie policiaca de Netflix, el caso Debanhi nomás no termina y pareciera haber entrado en una "segunda temporada" después de que autoridades federales vinieron a afirmar que SÍ la mataron...

Nomás que ahora los que están impacientes, y con razón, son los de la Fiscalía de Nuevo León, porque los peritos de CDMX que vinieron a dar su sorpresivo y revolucionario dictamen, basado supuestamente en la tercera autopsia, sencillamente no han aportado más datos que permitan a los fiscales de aquí avanzar en alguna dirección más clara... O sea, aventaron la bomba, ¡y luego se desaparecieron!

Vamos: si en efecto hay evidencias de que a Debanhi la asfixiaron, ya sería hora de que le compartan a los nuevoleoneses esos detalles para poder avanzar en esa misma dirección, y apuntar hacia algún o algunos sospechosos, ya que al menos en la carpeta local no hay ningún indicio serio de que la joven haya tenido contacto con persona alguna después de que se bajó del taxi... Y es que así, ¿por dónde buscan un culpable?

Por eso es comprensible que Gustavo Adolfo Guerrero, fiscal General de Nuevo León, haya levantado ayer la mano para pedir ayuda a la autoridad federal, y mande un "no nos olviden" a esos peritos capitalinos que no han vuelto a aportar nada útil después de que vinieron a "sacudir el tapete"...

Mientras tanto, "Don Mario", el papá de Debanhi, pareciera más interesado en salir en los medios que en conocer detalles de la carpeta, porque cuentan que anoche ya ni se quedó a escucharlos para irse a dar entrevistas, aunque, bueno, dicen que su abogado sí hizo lo propio... ¡Ufff!

***

Notición: Que, al parecer, ya extirparon al "Clan Puebla" de Educación de NL... Al menos eso es lo que se oye desde dentro de la secretaría –aunque todavía no es oficial–, que ya cesaron a los funcionarios Jorge Trejo Carmona y a Edmundo Salas, artífices de la cuestionable compra de un Jeep de lujo de más de $1 millón de pesos a una empresa "todóloga" que no estaba dada de alta con el giro correspondiente...

En lugar de este parecito de cuestionados funcionarios ya entraron a la dependencia, según nos asegura una fuente, dos nuevos elementos con perfiles más técnicos: Eduardo Alanís Torrentera, ahora subsecretario de Finanzas, y Hermelinda Perroni, encargada de Recursos Materiales, quienes, de acuerdo a lo que se dice, son gente más confiable...

Total, el chisme que corre adentro de Educación es que "ya se murió" el "Clan Puebla", aunque habrá qué esperar a que la autoridad lo confirme... Y en su caso, podríamos contar un logro más del periodismo crítico y muy necesario...

***

Entrando en otra avenida... ¡vaya indignantes mañas que se están aventando algunos empresarios transportistas de NL!

Es una vergüenza que estén escondiendo cientos de unidades, las cuales las tienen ahí paradas y guardadas, afectando a miles y miles de usuarios, como forma de presión para que la autoridad estatal les autorice un alza a las tarifas...

Se trata de las rutas 101 Ébano; 134 Fresnos; 213, 221 y 229, rutas que pertenecen a la Unión de Permisionarios de la Ruta 134 Las Puentes-San Nicolás y al Grupo Unión de Permisionarios Ruta 129, del grupo transportista Conexiones Metropolitanas, que encabeza José Guadalupe Garza Garza, y que son parte del clan del famoso Juan Méndez, un sindicalista que rompió con Ismael Flores de la CTM y que luego se hizo aliado del "Bronco"... ¡Pácatelas!

***

En un muy buen momento llega la sentencia que el Poder Judicial de NL dictó a dos malos policías de Fuerza Civil, a los que se halló culpables del asesinato de dos albañiles y de lesionar a tres más, en hechos ocurridos en septiembre de 2020...

La sociedad necesita creer en la justicia, en sus jueces, y este fallo –a ojos de muchos– deja bien parado al poder que dirige Arturo "La Manzanita" Salinas, y de paso da otro buen impulso a los planes del nuevo titular de Seguridad Pública del estado, Gerardo Palacios Pámanes, de renovar la imagen de Fuerza Civil y de ir depurando poco a poco al cuerpo policial de los malos elementos, antes de que éstos incurran en delitos como los arriba señalados...

¡¡Yássas!

×