OpenA
Fortaleza ciudadana

Chaparra, sucia y fea / Adiós don Arturo

Fortaleza ciudadana

Chaparra, sucia y fea / Adiós don Arturo

Cuenta la historia que el gobernador de Nuevo León de 1979 al año de 1985; es decir, Alfonso Martínez Domínguez, algún día se refirió a la capital de nuestro estado con estas palabras, de que Monterrey era una ciudad chaparra, sucia y fea, entonces emprendió la modernización del Centro con la construcción de la Macroplaza, en ese momento la plaza mas grande del mundo, aun sobre la Plaza Roja de Moscú y otras muy importantes en diferentes países.

Permítame platicarle que el martes por la tarde, mientras hacíamos una actividad propia de nuestro activismo ciudadano y acompañado del director y editor de Monitorpolitico.com, al recorrer alguna calles de mucha circulación nos encontramos con una ciudad que encaja perfectamente en aquella definición que hizo Don Alfonso. A cinco días que se produjo el cambio de mando donde tomó posesión del cargo el abogado Luis Donaldo Colosio, sería mágico ver la transformación a una ciudad limpia, ya me presentaron al nuevo secretario de Servicios Públicos, Santos Valdés; cuando lo conocí le dije dos cosas: 1) qué buena responsabilidad agarraste y 2) será muy fácil hacer notar tu trabajo después del terrible mugrero que dejaron los de la administración anterior, la gente de Adrian de la Garza Santos y que dejó en manos de Toño, de quienes pensamos que como tuvieron la ciudad así han de tener sus casas y sus vidas, como un verdadero chiquero. 

Pues el comentario fue en el sentido de que el incumplimiento del trabajo que les fue confiado de mantener la ciudad limpia con servicios públicos, al no cumplirse con esa encomienda debería de prohibirse tener otro trabajo en el servicio público, algo así como inhabilitación por mal desempeño.

Adiós a don Arturo Cortez González,  “Tío Arturo”, a sus 82 años, empresario transportista especializado uno de sus principales negocios fue la concesión del servicio oficial de grúas en el estado por muchos años con la empresa Garaje y Talleres, labor que implica polémica, riesgos, servicio que va ligado a actos de autoridad y muchas otras cosas a las que prácticamente sólo su empresa ha aguantado los embates de esa actividad por muchos años. 

Tuve el privilegio de conocerlo, de acompañarlo en momentos como los que hoy vive su familia, por su ascendiente, hermanos, en fin, aunque del mismo giro, siempre nos vimos con gran estima desde que representé los intereses de aseguradoras, algún día como servidor público en Monterrey, pero sobre todo como amigo, puedo afirmar que el señor, o don Arturo como le llamaban, fue un hombre de gran corazón siempre dispuesto ayudar sobre todo en causas difíciles, dispuesto a compartir su experiencia, con unas charlas muy amenas que desafortunadamente entre la pandemia y otras cosas evitó que nos frecuentáramos más, nos quedamos con un desayuno pendiente, pero seguro irá a la mesa celestial a donde esperemos algún día ser invitados. 

Sin duda, un hombre que trasciende y que nos ha dejado muchas enseñanzas a su familia, empleados, amigos y la comunidad en general. Abrazo a su familia su esposa e hijos, hermanos, hermanos políticos a todos sus hijos-empleados de las empresas, estoy seguro que podrán vivir su ejemplo orgullosos de su vida y forma de ser.

luisgerardotrevinogarcia@gmail.com

Twiter @luisgfortaleza

Instagram @fortalezaciudadana 

Fb. Fortaleza Ciudadana compromiso por la seguridad

Fb. Luis Gerardo Treviño Garcia

×