OpenA
Latitud

Charlies, Chefos y chafos

Latitud

Charlies, Chefos y chafos

No hubo en México panismo más beligerante que el de Nuevo León. Los verdaderos Bárbaros del Norte fueron regiomontanos. La marca Clouthier nació en Sinaloa, sí, pero echó raíces en nuestra región. 

Cuando yo era joven las promesas del PAN eran Felipe de Jesús Cantú, activista y aguerrido; Cristián Castaño, doctrinal y elocuente; Adalberto Madero "Maderito", persistente y perspicaz; Victor Fuentes, disciplinado y estratégico; Roberto Ramírez, quien a todas las batallas se sumaba, y José Alfredo Pérez, "gasta suelas" y de convicción. 

Había ganado Fernando Canales con su "Sí se puede" y el horizonte lucía radiante, o más bien, lucía azul y blanco. 

Don Jesús Hinojosa inventó ese instrumento infalible para cohesionar ciudadanos y después para ganar votos que bautizó como "Programa de Acción Comunitaria" (PAC). 

Su lema fue simple pero histórico: "Si no hay dinero, si hay ganas y mucho trabajo". 

La Federación y el estado les mendigaba recursos, pero los panistas hacían trabajar los impuestos municipales. 

Salían por las tardes, con una lata y una brocha, a pintar camellones y plazas públicas. 

Fue un modelo que importaron con éxito a otros estados. El PAN era imparable. 

Entonces: ¿qué pasó?

Las "vacas sagradas" como Fernando Canales prefirieron migrar a la Ciudad de México a ocupar cargos federales. Descuidaron el terruño. Y como en política los vacíos se llenan, agandallaron los espacios los advenedizos. 

Desde entonces, el PAN perdió el norte, que era suyo; se fue la convicción y llegó la vil negociación. 

Ya no se trataba de ganar elecciones sino de ganar dinero. La neocúpula tomó el control de las instancias de poder. 

Así fue y así nos fue. 

Ya fueron denunciados Zeferino Salgado y Carlos de la Fuente ante la Unidad de Inteligencia Financiera y el SAT estatal. 

¿Inicia la decadencia? No. La decadencia comenzó hace años. El terrorismo fiscal no es contra ellos; comenzó con ellos. 

El uso faccioso del poder no es contra ellos. Es la práctica que han ejercido en total impunidad. Hoy sufrimos todos las consecuencias. Culpa de ellos, aliados con "El Bronco", es la actual sequía de creatividad y talento que sufrimos en Nuevo León. No culpen a Samuel.  

×