OpenA
Punto de Inflexión

China y Gran Bretaña buscan más tratados comerciales para fortalecer su posicionamiento

Punto de Inflexión

China y Gran Bretaña buscan más tratados comerciales para fortalecer su posicionamiento

China, Gran Bretaña y también Taiwán, han solicitado incorporarse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico creado en 2018, el cual está conformado por Japón, Canadá, Australia, Singapur, Nueva Zelanda, México, Vietnam, Malasia, Chile, Perú, y Brunei. 

Gran Bretaña realizó su solicitud en febrero de este año y esperaría integrarse a finales de 2022. China formalizó su solicitud el 16 de septiembre, y Taiwán lo hizo el día 22 del mismo mes. Los miembros del tratado estarán analizando las solicitudes primero en lo individual y después en grupo, basados en el cumplimiento de los requisitos sobre reglas de competencia, transparencia, regulaciones ambientales y laborales, entre otros aspectos, además de las relaciones políticas y diplomáticas con los miembros actuales. 

China ya mantiene tratados comerciales bilaterales con la mayoría de los miembros, excepto Canadá y México. Vale la pena mencionar que la economía de China, que representa el 17% del Producto Interno Bruto (PIB) global, es mayor que las de todos los miembros del tratado juntos, que suma en total 13 por ciento. El primer lugar lo sigue manteniendo EUA, con 25% del PIB global. 

Mi análisis y prospectiva: Aparentemente el cumplimiento de todos los requisitos de ingreso no sería tan estricto, pues el tratado cuenta con países miembros que difieren significativamente en el grado de avance de sus regulaciones laborales, ambientales y de transparencia, por ejemplo. El eventual ingreso de Gran Bretaña no parece presentar controversias, y para este país sería un acierto más en su campaña de establecimiento de tratados comerciales bilaterales y multilaterales, que inició desde su salida de la Unión Europea. Es decir, para el caso de Gran Bretaña no se vaticinan mayores controversias para permitir su ingreso. 

Para el caso de China y Taiwán, es diferente, ya que ambas entidades mantienen desde hace décadas el debate de pertenencia versus independencia, mientras que China siga considerando a Taiwán una “provincia rebelde”. Independientemente de cumplir con los requisitos o no, esta disyuntiva implicará un complejo debate entre los miembros del tratado, los cuales tendrían que decidir en lo individual si apoyan o no el ingreso de Taiwán –y por ende su reconocimiento como nación independiente de China–, lo cual significa contrariar públicamente a China, o a EUA si la decisión es no aceptar a Taiwán y aceptar a China. Los países miembros saben que una decisión así, tendría implicaciones al menos comerciales con China o con EUA.

Por otra parte, aceptar el ingreso de China, además de representar un significativo incremento de la magnitud y alcance de dicho tratado, representa una vía para legitimar una mayor relación comercial bilateral con China, ante un posible reclamo futuro por parte de EUA para limitar la relación comercial. Adicionalmente, China procura con esta solicitud fortalecer aún más su posicionamiento en dichas naciones y ante la Organización Mundial del Comercio, además de proteger su zona de influencia de Asia-Pacífico, en la cual EUA planea incrementar su presencia. 

La decisión de ingreso no será inmediata, pues los países miembros aplazarán lo más posible su dictamen mientras negocian como bloque, reciben las presiones de EUA y China, pactan en lo individual, y promuevan el ingreso de más países de la región.

×