OpenA
Latitud

Cinco mitos y realidades de Adán Augusto en Monterrey

Latitud

Cinco mitos y realidades de Adán Augusto en Monterrey

Ayer vino a Monterrey Adán Augusto López, precandidato presidencial de Morena y en su tiempo libre secretario de Gobernación, a nombrar delegado de su dependencia a Héctor Gutiérrez. 

De pasada, por no dejar, Adán tuvo una reunión sobre seguridad pública y un evento sobre la crisis del agua en la Nave Lewis. 

Pronunció un discurso donde intencionalmente (o no) soltó cinco mitos que a continuación contrastaré con la realidad. 

Ahí les van.

Mito: Dice Adán que siendo niño escuchó en una cena, debajo de una mesa, a Carlos Pellicer (supongo que quien estaba debajo de la mesa era Adán y no Pellicer). El célebre poeta tabasqueño, mentor de AMLO y del propio Adán, dijo que los tabasqueños deberían mandarles agua a los nuevoleoneses. 

Realidad: A Carlos Pellicer nunca le interesó Nuevo León. Lo más que hizo por nosotros fue comprometerse con una menor regiomontana de nombre Esperanza Nieto, a quien conoció en Villahermosa, Tabasco. Cuando el papá de Esperancita, el ingeniero Manuel Nieto se regresó con su familia a Monterrey, Pellicer dejó a Esperancita vestida y alborotada.

Mito: Dice Adán que, si fuera necesario, AMLO enviaría agua de Tabasco a Nuevo León. Esto implica tender un acueducto desde el sur del país hasta el seco noreste.

Realidad: Hacer un acueducto de Tabasco a Nuevo León no es una obra innecesaria sino absurda. Tardaría más de 20 años y se chuparía un presupuesto exhorbitante.  

Mito: Dice Adán que en los años 70, cuando Nuevo Leon sufrió una crisis de agua (no tan grave como la actual) ni siquiera se había inventado el término "cambio climático". 

Realidad: Desde los años 50 se manejaba el término "cambio climático". Y ya existía un activismo (no tan masivo, es cierto) en favor de la ecología. Incluso el término "cambio climático" se acuñó en el Siglo XIX con el descubrimiento del "efecto invernadero". 

Mito: Dice Adán que es muy viable un acueducto del río Pánuco a alguna de las presas nuestras; que costará alrededor de $50,000 millones de pesos y tardará de seis a siete años en hacerse. 

Realidad: Para que pueda tenderse un acueducto del Pánuco (que en realidad es del río Tampaón) a nuestro estado hace falta que AMLO se lo ordene a sus gobernadores incondicionales de Veracruz y San Luis Potosí, pero hasta la fecha no le ha doblado las manos a este par de rejegos. 

Mito: Dice Adán que construirán El Cuchillo II, es decir, un segundo acueducto de esa presa al Área Metropolitana de Monterrey, con más de $30,000 millones de pesos. Añade Adán que la obra tardará cuatro años y para entonces ya no gobernará Samuel García. 

Realidad: Samuel García terminará su gestión en 2027. Hagan cuentas. ¿Destape prematuro? 

×