OpenA
Herbolaria y salud

Colitis y gastritis :Las enfermedades del siglo XXI.

Herbolaria y salud

Colitis y gastritis Las enfermedades del siglo XXI.

El 70% de la población en nuestro país padece de colitis y gastritis. Los principales factores son una dieta rica en irritantes, tabaco, consumo de alcohol, estrés y consumo frecuente de antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno, aspirina, diclofenaco entre otros. 

Llevar una dieta donde se eviten alimentos como los lácteos, las harinas refinadas, la comida picante, frita y las gaseosas, puede ayudar a evitar la colitis y gastritis, reduciendo la inflamación.   

Los síntomas que acompañan una colitis son dolor e inflamación en el bajo vientre. En el caso de la gastritis, ésta ocurre cuando el revestimiento del estómago resulta hinchado o inflamado, así que el dolor normalmente se presenta en el vientre alto. 

Ambos padecimientos están asociados a los malos hábitos alimenticios y al estrés. Por lo tanto, procurar respetar los horarios de comida y aprender a manejar el estrés puede reducir la posibilidad de adquirir cualquiera de estos dos comunes padecimientos. 

Existe una planta originaria de nuestro país que resulta el mejor remedio para estos males. Su nombre es Cuachalalate (Amphipterygium adstringens), una planta difícil de pronunciar, pero con una gran efectividad. El Cuachalalate protege, regenera y cicatriza la mucosa gástrica, es contrairritante y antiinflamatorio. 

Otras plantas útiles para tratar estos males digestivos son el Anís Verde (Anisum vulgare) con propiedades antiespasmódicas, digestivas y antimicrobianas. Es excelente cuando hay distensión abdominal y flatulencias. 

El Hinojo (Foeniculum vulgare) es también muy efectivo para reducir la inflamación abdominal y los gases, además incrementa la secreción biliar mejorando notablemente la digestión. 

Las semillas de Alcaravea (Carum carvi) además de ser digestivas, evitan los molestos cólicos y los gases. Si tomamos estas tres plantas juntas y además agregamos la Menta Verde (Mentha piperita), tendremos un resultado muy exitoso. 

La menta, además de digestiva, es carminativa, es decir promueve la eliminación del gas intestinal. Esto se debe a que la menta aumenta la irrigación sanguínea en las mucosas digestivas y relaja el esfínter esofágico lo cual permite dar salida a la presión de los gases en el estómago. 

La menta también estimula la secreción de bilis, favoreciendo la digestión, e inhibe la contracción del músculo liso, regresando al intestino a su tono normal. 

Por último, hay que considerar tomar también el Boldo (Peumus boldus). Esta planta es un excelente digestivo. 

Su uso eventual sirve para limpiar la vesícula biliar y evita la formación de cálculos biliares. Es un buen agente antimicrobiano, ya que el aceite esencial, responsable del aroma característico de esta planta, ha demostrado poseer propiedades antibacterianas frente a bacterias responsables de colitis y gastritis.       

×