OpenA
Latitud

Colosio: victimizarse para ocultar la verdad

Latitud

Luis Donaldo Colosio no argumenta legalmente su residencia. No nos da pruebas de donde dice que vive. Más allá de cuestiones éticas (en Monterrey no toleramos a los políticos mentirosos), este tema merece ser abordado por profesionales del Derecho, que dejen claro el propósito de la ley: es necesario que quien quiera ser alcalde de Monterrey tenga su hogar y haga su vida cotidiana por lo menos un año antes en el municipio. Que tenga los tres elementos legales acreditados para el arraigo en la comunidad: domicilio, residencia (donde la persona habita) y vecindad. 

¿Para qué? Simple: para que conviva con sus vecinos, conozca sus necesidades apremiantes, viva en carne propia los problemas de alumbrado, pavimentación, recolección de basura y vialidad. ¿Es mucho pedir? Tal es el espíritu de esa ley. No es un capricho del legislador. Es lo mínimo esperable para cualquiera que pretenda gobernar esta ciudad.

Pero en vez de pensar con sentido común, Luis Donaldo Colosio nos acusa a quienes le pedimos aclare su residencia de hacerle guerra sucia. Y se victimiza. Estamos hartos de los políticos mentirosos y al mismo tiempo ya nos fastidiaron los políticos que se victimizan. 

Nos condena Colosio por preguntarle directamente sobre si cumple o no los requisitos legales. O sea, si cumple con la ley. Y Colosio nos responde muy orondo: “lo que quieren ustedes es confundir a la gente. Lo que quieren es, además de dar lata, no permitir que me registre”.

No, Luis Donaldo: así no. Lo quieres todo a modo. El que confunde a la gente eres tú. Si yo te pregunto dónde vives realmente no te estoy haciendo guerra sucia. Está documentado que vives en Cantizal, tercer sector, en Valle Poniente, Santa Catarina. No me interesan las guerras, ni los pleitos, ni los políticos. Si un periodista o la prensa inicia una investigación para buscar la verdad no te hacen guerra sucia, no los difames. 

Si los resultados de la investigación periodística no te satisfacen, acláralos con pruebas legales, no con difamaciones. Si dices que tienes “decenas de testimonios notariales de los vecinos de Brisas de Valle Alto de que vives en Monterrey”, enséñalos. Punto. Porque victimizarse para ocultar la verdad nos ofende a los ciudadanos y agravia a los electores. 

×