OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

¿Cómo estar, estando?

En Palabras De Los Psicólogos

Durante la adolescencia la rebeldía de nuestros hijos puede ocasionar que la relación familiar se ponga muy tensa.

Las discusiones son diarias, los desafíos son mayores y el ponerse de acuerdo en los límites pone a prueba hasta a los padres más capacitados.

Parte del crecer de nuestros hijos es el constante desafío a aquellas reglas que considerábamos acatadas e incluso interiorizadas, de buenas a primeras aquel niño obediente y ordenado se vuelve un ser extraño que por todo se queja y hace caras.

Al que pequeño que le gustaba platicar con papá o mamá sobre los viajes espaciales y los dinosaurios, hoy es un ser introvertido al cual no se le puede abordar sin hacer estallar alguna mina oculta en su campo de pensamiento.

Las distancias impuestas por el adolescente, parecieran infranqueables por sus padres o alguna figura de autoridad antes cercana, ya no le interesa reunirse a ver una película, cela hasta la desesperación sus redes sociales, incluso nos dejan en visto, sin siquiera hacer el intento por contestar, ya no más cenas tranquilas ni charlas antes de dormir.

Ante esta situación muchos padres se preocupan sobre cómo detectar alguna situación de riesgo, cómo saber si mi hijo necesita ayuda cuando soy la última persona a la cual recurriría, ya que al parecer nuestras ideas y opiniones, son anticuadas o sólo pueden terminar en una confrontación agobiante.

Aquí mis estimados lectores es donde como padres y madres tenemos que dar un paso al frente y no flaquear. Esta etapa tan desesperante no es más que una más, como aquella donde se despegó de tus brazos para dar sus primeros pasos o cuando te dijo ’ya no me gusta el brócoli’. Cada etapa viene con nuevos retos y desafíos.

Aunque no lo crean es cuando tus hijos más te necesitan, ya que están probando sus nuevas alas y en más de una ocasión les van a fallar, es ahí donde como padres tenemos que estar, estando, si así como lo lees.

Por más que desees evitarlo, él tiene que cometer sus errores, aprender de ellos y hacerse responsable, porque esta es la etapa para ello. Si intervenimos de manera equivocada tendremos adultos sin carácter o jóvenes sin visión ni objetivos.

Por las tardes, al llegar de clase deben saber que uno de los dos estará con ellos. De esta forma les podemos ver la cara, se les puede preguntar cómo ha ido su  día, se puede compartir una nutritiva y apetitosa comida y después nos ponemos a trabajar, poniendo nuestro granito o montaña de arena para que en casa haya un adecuado ambiente de aprendizaje no sólo académico.

No es ese el momento para ponernos a llamar por teléfono, o para ver la televisión o dedicarnos a un trabajo que requiera toda nuestra atención. Estar estando significa que en cualquier momento que nos busquen nos van a encontrar disponibles y con toda nuestra atención para ellos.

×