OpenA
Nutrición con propósito

Cómo mantener tu salud ósea

Nutrición con propósito

Cómo mantener tu salud ósea

La mayoría de las personas alcanzan la madurez ósea alrededor de los 30 años.

Una mala alimentación puede ser un factor que limita nuestros huesos a alcanzar niveles óptimos de densidad, y después de esto debemos centrarnos en el mantenimiento de este nivel. Cuanto mayor sea al alcanzar los 30 años, mayor reserva de minerales y mayor salud ósea tendremos.

Por el contrario, un mantenimiento y cuidado deficiente de los factores que refuerzan nuestros huesos puede acarrear osteoporosis, una afección que implica debilidad y fragilidad del tejido debido a una baja mineralización. 

Entonces, ¿qué factores influyen en la densidad de mis huesos?

-La actividad física es un factor indispensable en la mineralización ósea. Una persona sedentaria tendrá mayor probabilidad de padecer reducción de este tejido.

-El consumo de tabaco y/o alcohol también puede llevarnos a padecer una reducción en los niveles de densidad ósea.

-El género también es un factor relacionado con esta patología, llevándonos a una mayor prevalencia de osteoporosis en mujeres que en hombres.

-La edad, obviamente, nos condiciona. Al alcanzar cierta edad llegamos al punto álgido de madurez en nuestros huesos, provocando una reducción progresiva con el paso de los años.

-La genética nos puede condicionar de manera que algunos tengan mayor predisposición a mantener los niveles de material óseo que otros.

-Los niveles hormonales pueden verse relacionados; los niveles altos de tiroides puede causar osteoporosis. Al igual que la reducción de estrógenos, por ejemplo en mujeres, o de testosterona, en hombres.

-Ciertos trastornos alimentarios como anorexia o bulimia, síndrome o enfermedades que nos causan inflamación intestinal (enfermedad de Crohn, celiaquía y otros, y patologías parecidas dónde no ingerimos suficiente nutrientes.

-Ciertos medicamentos.

¿Qué debo tener en cuenta para mantener estos niveles lo más óptimos posible?

-Además de la ingesta del mismo calcio, es importante la incorporación de magnesio, ya que ayuda a su absorción y regulación.

-Vitaminas como la K, D, B12 y C, para una mejor absorción de calcio.

-Los flavonoides, presentes en verduras, frutas y hortalizas, también favorecen nuestra estructura.

-Un exceso de fósforo y un consumo abusivo de cafeína o de alcohol y tabaco puede reducir nuestra salud ósea.

Por último es de vital importancia que te mantengas activo/a, ya que cuanto mayor sea tu actividad física diaria, mejor salud tendrán tus huesos.

más del autor
×