OpenA

Congelar las cuentas: un Big Brother

icon_redes
icon_redes
icon_redes

¿No cree usted que eso de congelar cuentas a empresas así como así, en México, es realmente MUY GRAVE?

Lo decimos por el caso de AHMSA... Y es que si bien a la empresa acerera le descongelaron desde la noche del martes 29 cuentas, otras 13 seguían bloqueadas, afectando cuando menos a cientos o miles de empleados y proveedores...

¿Qué culpa tienen los trabajadores de los posibles delitos que puedan cometer sus patrones?

Y más aún... ¿Sabemos que realmente se cometieron esos delitos? No olvidemos que en México también se persigue por razones políticas...

Ojo, estimado lector... Cuando los delitos aún no han sido juzgados, como en el caso de Altos Hornos de México, y se actúa por mera presunción de un delito, eso de cortar por completo las posibilidades de disponer de lo que la ley reconoce como SU DINERO, suena a que estamos en prácticas propias de DICTADURAS o de países COMUNISTAS...

O sea, el gobierno no debería poder disponer del dinero de un particular, A MENOS que se tuviera certeza absoluta de que es dinero mal habido, o que el que se siga disponiendo del mismo pone en riesgo la seguridad de la población o del Estado...

Se supone que es sólo en casos de narcotráfico, terrorismo o lavado de dinero, que el gobierno congelaba cuentas, pero ahora el espectro se amplió y hasta por retrasarse en pagos de impuestos –que mañosamente pueden llamar evasión fiscal– pueden dejar paralizado a un individuo u organización.

Ni cuenta nos dimos los mexicanos –y los habitantes del mundo occidental, pa’ acabar pronto– que al volvernos híper dependientes de los bancos, y de las transacciones bancarias, nuestras libertades se veían en peligro...

Y he aquí el resultado: gobierno tiene el switch on-off de nuestra libertad.... ¡Zazzz!

***

Sigue despertando sospechas el que gobierno Bronco –o “Dronco”– le haya dado un contrato multimillonario para reparar las carreteras del sur de Nuevo León, a una constructora que más bien hace escuelas y edificios a pequeña escala y en la ciudad.

Y es que Too Construcciones, que es la empresa que ganó la atractiva licitación, básicamente tiene experiencia en hacer estacionamientos, pero no carreteras.

Uno se imaginaría que para soltar un encargo tan importante como el recarpeteo de las vías más importantes de la zona rural nuevoleonesa no podría entregarse a alguien que por primera vez conocerá lo que es asfaltar carreteras...

Por eso, escucha Protágoras, se sienten agraviadas las empresas que de verdad, y al 100%, se dedican a pavimentos en autopistas.

Ah, pero ya ve que siempre hay “un peine”, ese de “ya salió el peine”... Bueno, pues nos dicen que ese “peine” trabaja en la Secretaría de Administración del gobierno de Nuevo León, y es la persona que “recomendó” a Too Construcciones para que saliera “ganona”...

Así que mucho tendrá que explicar el gobierno que comanda Jaime Rodríguez Calderón, y el área que tomó esta decisión, y que depende del secretario de Infraestructura, Humberto Torres... ¡Ufff!

***

Hablando de las linduras de este gobierno, escucha Protágoras que en el Hospital Metropolitano, que depende del Dr. Manuel de la O, secretario estatal de Salud, acaban de ocurrir hechos cuestionables...

Que el servicio de cocina, del que se encargaba el hospital, de la noche a la mañana fue eliminado... Para ser sustituido por un servicio privado que se le otorgó –adivine–... ¡Al hermano del director del hospital, el Dr. Sergio Galán!

¡Todo quede en familia!

¡¡ Yássas !!