OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

Crisis de identidad en la adolescencia

En Palabras De Los Psicólogos

El desarrollo de la identidad pasa por diferentes etapas, entre las cuales es inevitable la crisis de identidad.

Cada vez son más lo papás que se acercan a consulta con la inquietud sobre el desarrollo psíquico de sus hijos adolescentes; su estado tanto físico y mental está agotados por los continuos choques que se tienen en casa sobre las actitudes y decisiones que sus hijos están tomando.

El desarrollo de la identidad pasa por diferentes etapas, entre las cuales es inevitable y necesaria la crisis de identidad en la adolescencia. Gracias a ella, los adolescentes desarrollan fuertes convicciones y lealtades hacia una causa, ya que les aporta el sentido de pertenencia que buscan. 

No obstante, la crisis de identidad puede también llevar a los adolescentes a tomar decisiones que los perjudiquen. El foco de atención del adolescente pasa de sus padres, su familia y el hogar, para centrarse en sus amigos, sus ideales y sus causas. Por esta razón es que los adolescentes modifican su apariencia física, ya que su estilo es parte de la identidad que comienzan a buscar. 

A su vez, surgen nuevas conductas, tales como hacerse vegano, convertirse en voluntario de un refugio o formar parte de un grupo, tal como una tribu urbana. La crisis de identidad es un proceso necesario para que el adolescente comience a encontrar su lugar en el mundo, para que desarrolle su vocación, afiance sus convicciones y se conozca a si mismo.

El desafío más grande de los padres o de las personas a cargo del adolescente, es lograr que, al virar su confianza de ellos a otras personas, el joven comience a confiar en sí mismo por sobre todas las cosas. El psicólogo James Marcia ha estudiado las etapas por las que debe pasar la personalidad para conformarse y las ha dividido en las siguientes cuatro:

Identidad difusa: Es cuando la persona no ha evaluado sus opciones aún, por lo que la crisis de personalidad no ha tenido lugar. Se responde de forma positiva ante la autoridad y los planes a los que la persona responde pertenecen a los que le son impuestos desde afuera. 

Moratoria: Cuando el adolescente evalúa sus opciones y comienza a perseguir aquellas en las que cree, comienza a transitar por esta etapa de la personalidad. La crisis se hace presente de forma contundente, por lo que el joven comienza a abrazar causas hasta el momento desconocidas.

Identidad de logro: Es el momento en el que la crisis merma para dejar las consecuencias a su paso. El adolescente ha logrado elegir entre sus opciones y ahora actúa en función del control interno regido por sus propias convicciones.

Confusión de la identidad: Después de haberse percatado de que tenía opciones, el adolescente puede evaluarlas o no. Esta es la etapa resultante de no haberse comprometido. Es decir, después de la moratoria, el joven puede derivar en identidad de logro o en confusión de la identidad. 

Si esta última es su opción, el resultado es una personalidad carente de compromiso y superficial. Opta por no cooperar con nadie y, por ende, resulta cayendo en la exclusión y en la soledad.

Tener adolescentes a cargo es un desafío, si te sientes perdido o confundido en cómo apoyar a tu hijo busca ayuda profesional, la cual te apoyará en este viaje.

×