Cuando los marineros¬†ordenan al capitán...


En el futbol americano y creo que en todos los deportes, el orden de las cosas no deben cambiar; primero están los directivos o autoridades, luego el coach en jefe, posteriormente sus asistentes y al final los jugadores. 

Así es y así tiene que ser, porque si no las cosas no funcionan y es precisamente lo que pasa en el conjunto de los Burros Blancos, donde los chavos parecen tener control del equipo y esto los tiene metidos en una serie de problemas a poco menos de tres meses de que inicie la Temporada 2019.

Toda esta situación se remonta a las diferencias que tuvieron hace unos días o semanas el entrenador en jefe Francisco Chaparro (ya cesado) con su jugador Alejandro García. En un principio se llegó a pensar que el joven mariscal de campo dejaría al equipo, pero oh sorpresa, pues las autoridades optaron por dar de baja al coach y mantener al muchacho en el conjunto de ´guinda y blanco´.

Por donde se la analice y conociendo la disciplina que caracteriza al futbol americano (al menos en la mayoría de las instituciones) las autoridades debería respaldar a su entrenador y en su caso hablar o dar de baja al jugador, pero no fue así; el quarterback de los Burros Blancos se queda e impone su ley, mientras que el equipo se queda sin entrenador.

Estos GOLPES DE ESTADO nunca han dado buenos resultados en el deporte, por el contrario, les traen más problemas al conjunto e institución, pero sobre todo, sientan un precedente que otros jugadores o equipos sin un directivo firme pudieran imitar.

Donde mandan marineros por encima del capitán, las cosas por lo general no terminan bien.

COMIEZA EL SUB 17 Y LA REVATINGA

Este próximo lunes inicia en la capital del país el Nacional de U17, donde tomarán parte 17 equipos de diversas Ligas y estados, torneo que sin duda llama la atención, sobre todo de coaches, ya que reúne a mucho talento joven que es la base de los programas de Liga Mayor.

Sin embargo, no todos ven este campeonato con buenos ojos, en especial los entrenadores que ya han sufrido por las bajas de algunos de sus prospectos, quienes se ven tentados por las ofertas de otras instituciones que ellos no pueden darle a sus muchachos. 

Esto ha provocado, primero, que dichas instituciones mejor no manden a sus jugadores y en ocasiones ni los presten, ya que nadie les asegura que retornarán a su equipo, que por lo general para estas fechas está a la vuelta del arranque de su campeonato.

Dirá usted que las escuelas no son dueñas de los jugadores, estamos de acuerdo, pero también hay que pensar en que ya se trabajó e invirtió en ellos y están a un paso de defender los colores de su universidad, si no es que ya lo hace, por lo que procuran proteger a su semillero que son estos jóvenes jugadores.

Así que, cuidado, por ahí rondarán coaches ofreciendo becas, que están en su derecho, pero deben aceptar que la forman en cómo lo hacen no es bien vista y hasta en ocasiones poco deportiva, que es lo que les molesta cuando se les señala.


Volver arriba