¿Cuántas veces has evitado ir tras tus sueños por miedo a fracasar?


Muchas personas hoy se sienten limitadas a realizarse por situaciones que no han sucedido y sólo son parte de su imaginación. Evalúan de forma negativa una situación y construyen en sus mentes escenarios hipotéticos catastróficos y pesimistas, desestimando sus propias capacidades. En ese momento su preocupación y ansiedad se alían junto al miedo para evitar todo aquello que algunas veces ni se ha iniciado. Por este motivo quiero compartirte tres consejos para redefinir el fracaso. 

1. Fracasar es no intentar.

¿Cómo vas a perder lo que todavía no tienes? 

Pareciera que no alcanzar tu meta o que caer tras intentarlo significa que fracasaste, pero realmente no es así. Fracasar sería no tener una meta y quedarte sin hacer nada, sin asumir algún riesgo. En la vida mientras más intentes más fallarás y mientras más te arriesgues más te desarrollarás. Considera que para arruinar un proyecto, primero tienes que intentarlo. Sería muy equivocado considerar un proyecto como fracasado, si ni siquiera lo has puesto en marcha. Como dice el proverbio chino: “El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”. 

2. Tú defines el éxito, no es al revés. 

Acertar o errar no te convierte en un ganador o perdedor. Mucha gente cree que son lo que hacen, toman la lógica de la frase “eres lo que comes”, creyendo que sus aciertos y errores definen su ser. Pero no es así, Dios es quien te da tu valor. Por el simple hecho de ser una persona creada por Él, eres de gran valor y no importa lo que hagas o dejes de hacer tu valor como persona no cambia.  

Por otro lado, permítete ver el éxito y el fracaso como algo que defines tú. Deja de basar tu éxito según los objetivos y estándares que tienen los demás. Muévete en la vida según tus objetivos y verás como serás más productivo y dejarás de lado las presiones y los miedos que te invitan a evitar los riesgos. 

3. Tus errores te van a enseñar

¿Qué crees que Dios pueda enseñarte a través de los errores que provocas y que suceden en la vida? Algunos creen que cuando no se consigue un logro a eso hay que denominarle fracaso. Pero, si tu objetivo es volverte más inteligente y experimentado, entonces es importante cambiar su nombre por ‘experiencia de aprendizaje’. En este sentido un fracaso es una oportunidad para aprender. Estoy convencido que si en lugar de ver tus caídas como un fracaso las ves como maestras, entonces convertirás esos “fracasos” en una escalera que te lleve al éxito. 

Ya sabes que hacer, tienes frente a ti muchas herramientas para corregir tu camino y levantarte después de caer. Si has fracasado, ¡levántate y anda! Jamás dejes de esforzarte por desarrollarte. 

Recuerda que nunca haber experimentado un “fracaso” significa que no estás tomando suficientes riesgos.

“Si renuevas tu manera de pensar, transformarás tu forma de vivir”

Volver arriba