OpenA
Buhedera

Cyrano

Buhedera

Cyrano

Tomado de bit.ly/3vxIg4Q: "El 6 de marzo de 1619 nació en París Hercule-Savinien de Cyrano, que pasaría a la historia como Cyrano de Bergerac. Era el hijo de un abogado que, casándose con la hija de un noble, había entrado en los rangos de la pequeña nobleza. Su abuelo había adquirido una propiedad en la localidad de Bergerac, donde pasó gran parte de su infancia y de la cual tomó el nombre con el que es conocido.

Ya desde joven Cyrano empezó a dar muestras de su carácter irreverente: su profesor era un párroco al que consideraba incapaz de enseñarle nada que le pudiera ser de provecho y a cuyas clases prestaba muy poca atención. Cansado de esta actitud, su padre lo sacó de la escuela y lo mandó de nuevo a la capital, despreocupándose y dejando que sus parientes parisinos se encargaran de él. Aunque prosiguió sus estudios en el prestigioso Colegio de Beauvais, siguió demostrando su carácter transgresor: años más tarde, en su obra El pedante engañado (1645), caricaturizó sin piedad al director de esta respetada institución.

LAS AVENTURAS DEL JOVEN CYRANO

A los 19 años, Cyrano decidió emprender la carrera militar y se alistó en la Compañía de las Guardias Francesas, un cuerpo de infantería de élite al que también perteneció el famoso mosquetero D'Artagnan. Participó en los sitios de Mouzon y de Arras durante la Guerra de los Treinta Años, pero en este último recibió una herida que le forzó a retirarse del ejército sólo dos años después de haber empezado su andadura en él. Sin embargo, ese breve tiempo le había bastado para dar a conocer su nombre a causa de los numerosos duelos y trifulcas en las que había estado involucrado.

En los años siguientes Cyrano se dio a todo tipo de excesos y dilapidó rápidamente los escasos recursos con los que contaba. Fue acogido por su amigo –y posiblemente amante– Charles Coypeau d´Assoucy, un poeta y músico que, al igual que él, era conocido por su vida libertina. Los rumores, reales o no, sobre los hábitos de Cyrano y su afición a la bebida, al juego y al sexo llegaban hasta su padre, hombre severo y religioso que ignoró hasta el final las peticiones de ayuda económica que le hacía su hijo.

UNA PLUMA MÁS AFILADA QUE SU ESPADA

Pero la suerte de Cyrano cambió en 1647, por cruel que pueda sonar, cuando su padre murió: puesto que sus tres hermanos mayores también habían fallecido, la herencia fue repartida entre él y su hermano menor Abel, que heredó los títulos de la familia; la hermana pequeña, Catalina, había entrado en un convento de París del que llegaría a ser la madre superiora. Aunque modesta, la herencia le permitió sobrevivir y dedicarse finalmente a su pasión, la escritura.

Como ya había demostrado en El pedante engañado, la pluma de Cyrano era más afilada de lo que había sido su espada y nadie escapaba de ella, por alto que fuera su cargo. En Las Mazarinadas (1649) atacaba la política del cardenal Mazarino, primer ministro del reino; y en La muerte de Agripina (1653) fue aún más allá al burlarse de la propia existencia de Dios, causando un gran escándalo. Incluso su antiguo amigo d´Assoucy, con el que se había enemistado, fue objeto de una sátira con un título muy explícito: Contra un ingrato.

"La pluma de Cyrano era más afilada de lo que había sido su espada y nadie escapaba de ella, lo que le valió una gran lista de enemigos en una carrera de apenas 10 años".

Pero sería sólo tras su trágica muerte cuando se publicaría su obra más famosa: El otro mundo, que consta que dos partes, Historia cómica de los Estados e imperios de la Luna (1657) e Historia cómica de los Estados e imperios del Sol (1662).

×