OpenA

Libros que suenan|Danzón

Opinión

Danzón

“Las mujeres llevan sus más elegantes vestidos de fiesta, calzan zapatos de tacón alto y lucen estupendos peinados; los hombres van de traje o guayabera de lino…”. 

Sobre la calle Lerdo en la colonia Guerrero de la Ciudad de México sigue vivo un espacio legendario en la tradición del danzón: el salón Los Ángeles, sede donde se llevó a cabo la presentación del libro Danzón, diálogos de música y baile por la cuenca del Caribe (Ed. UANL, 2020). 

Precisar el momento en que nace la historia de un proyecto de escritura e investigación colectiva siempre será complejo, pero nos podríamos imaginar la magia alrededor de la charla en la que se devela un tema que apasiona.  

Eso me imagino cuando pienso en los autores de este libro, los etnomusicólogos Alejandro L. Madrid y Robin D Moore, ambos especializados en estudios culturales relacionados con México y Cuba. El danzón tiene una historia fascinante poco conocida y difundida. Este libro contribuye al conocimiento musical de esas raíces multiculturales.  

A partir de la tradición de la contradanza europea, el danzón  surgió  como  un  género  distinto  de  baile  y  de  música  entre  los ejecutantes  negros  en  Cuba  del  siglo  XIX.  Su popularidad se extendió a principios del siglo XX y por todo el Golfo de México y la cuenca del Caribe. 

La ruta de la música, no solo se registra por sus traslados de un lugar a otro, también por sus transformaciones en lo musical y social.  “El danzón es un campo fértil de práctica popular que puede ser usado para analizar la compleja interacción entre las iniciativas de Estado y la agencia individual que orientan las nociones de raza, género y clase”.  

 Abordar el danzón es acariciar la nostalgia. Una viva sensación de remembranza desde su ritmo hasta su entorno que involucra múltiples protagonistas: compositores, músicos, danzantes, audiencia y más.  

La pista de baile se convierte en una gran plataforma de reconocimiento a ese estilo del danzón y sus características fundamentales como los remates y golpes (pausas rítmicas), que marcan las cadencias para los bailadores y sus movimientos.   

Danzón se asoma a Veracruz, a Yucatán, al diálogo con el jazz, con los círculos sociales obreros, al cine, a los compositores, a la Habana, a un sinfín de recursos historiográficos que nos regala el contexto clave para entender que va más allá de un género musical.  

En sus páginas finales se incluye una muy completa discografía, así como bibliografía de relevancia.  Varios fondos como los de Long Institute de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Texas en Austin y la beca J. William Fulbright, entre otros, contribuyeron a este contenido.    

En 2014, Danzón fue galardonado por la crítica como el mejor libro de etnomusicología por la American Society of Composers, Authors and Publishers. 


Etiquetas:
×