OpenA
Opinión

Dar vida después de la vida

Opinión

Dar vida después de la vida

Uno de los problemas más graves de salud pública en el mundo son las enfermedades crónicas. 

La Dirección de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) detectó, por ejemplo, que el 30 por ciento de las camas de Urgencias y hospitalización están ocupadas por pacientes que requieren terapias sustitutivas de la función renal, como diálisis o hemodiálisis.

Para muchos pacientes con este y otros padecimientos, la única alternativa para mejorar su calidad de vida es un trasplante.

Por ello, fiel a su tradición de servicio, el IMSS celebra, del 26 al 30 de septiembre, la Semana Nacional de Donación de Órganos y Tejidos.

El Seguro Social cuenta con una red de donación y trasplantes de 79 Unidades Médicas de Segundo y Tercer Nivel de Atención, de las cuales cinco se encuentran en Nuevo León.

La Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), Hospital de Especialidades No. 25 es el nosocomio del IMSS que más trasplantes realiza en Nuevo León, y destaca a nivel nacional con sus programas de implantación de córnea, riñón, hígado y células hematopoyéticas. 

Por su parte, la UMAE Hospital de Cardiología No. 34 ha ganado reconocimiento nacional e internacional por sus trasplantes de corazón. Más aún, en mayo de este año se convirtió en la primera unidad médica del IMSS en el país, en conseguir licencia de Cofepris para trasplantar pulmones.

Ambas unidades atienden a la derechohabiencia no solo de Nuevo León, sino de todo el noreste del país.

El Hospital General de Zona (HGZ) No. 33 aporta también su granito de arena con trasplantes de córnea y riñón a la productividad estatal.

No menos importantes son la UMAE Hospital de Traumatología y Ortopedia No. 21 y el HGZ No. 17, los cuales cuentan con programas de procuración de órganos y tejidos.

Gracias al compromiso y capacidad de los equipos de estos hospitales, que trabajan día y noche, si es necesario, en el 2022 se han realizado 333 trasplantes en el IMSS Nuevo León.

Sin embargo, no es suficiente.

La labor que realiza el personal es titánica, pero no depende solamente de ellas y ellos. Para trasplantar un órgano, primero se necesita una persona donadora.

En vida, todos podemos expresar nuestro deseo de ser donadores registrándonos en la página del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) www.gob.mex/cenatra. 

Dicho trámite es sencillo y muy importante, pero, al final, convertirse en donador o donadora es una decisión familiar.

Es por ello que quienes tengan la voluntad de donar lo manifiesten a sus familiares directos, debido a que, al momento de un desafortunado fallecimiento, son ellos quienes determinan si se concreta el deseo altruista.

Un hecho lamentable como una muerte encefálica o fallecimiento por paro cardiorrespiratorio representa potencialmente una posibilidad de mejorar e incluso salvar otras vidas.

El coordinador Hospitalario de Donación, en colaboración con el personal de Trabajo Social, explica detalladamente a los familiares las implicaciones de la donación, despejan todas las dudas y, en caso de aceptar, se inicia el proceso para legalizar la donación. 

En lo que va del año, el IMSS ha trasplantado, en todo el país, alrededor de 2 mil órganos, pero la lista de espera, de acuerdo con el Cenatra, sobrepasa los 16 mil pacientes.

Nuevo León siempre se ha caracterizado por su solidaridad, y en cuestión de donación y trasplantes no se queda atrás.

Reforcemos nuestra cultura de la donación, entreguemos un pedacito de nosotros a alguien más para que su futuro sea mejor que su presente.

Donar es un acto desinteresado de amor al prójimo, es dar vida después de la vida.

×