OpenA
Opinión

De colores...

Opinión

De colores...

Los colores han estado presentes en nuestras vidas desde antes de que naciéramos por consecuencia de la costumbre y la tradición de nuestros antepasados como símbolos de la representación de algo.

Seguro que recuerdas que el color de la decoración cuando naciste era azul o rosa para representar a lo masculino o femenino, sin importar nada más que informar, a quienes lo vieran, la novedad en la familia. Es niño o es niña.

Es quizá uno de los símbolos más tiernos que recuerdo de los colores, pero la vida entera está llena de colores y significados expresados a través de ellos.

Los colores del arcoíris hoy se agregan como símbolo de la inclusión; es decir, que ninguno debe quedarse fuera de cualquier consideración social y se han hecho campañas publicitarias y de sensibilización, porque hace no mucho tiempo hubo agresiones, marginaciones y múltiples muestras de intolerancia contra personas que "osaban" mostrarse distintos a la costumbre o tradición binaria. O sea, para corregir un disturbio social expresado como odio.

La costumbre o la tradición, sin embargo, llegan a ser alteradas de muchas más formas que las de intolerancia y la integración. Un ejemplo extrovertido es el uso de los colores en las administraciones públicas estatales y municipales, rompiendo con las representaciones de los colores socialmente aceptados.

Veamos lo que representan psicológica, social y visualmente tres de los colores primarios, para ver si nos estamos entendiendo con las tareas públicas.

El color es la percepción visual de la luz que ilumina una superficie y rebota en ella, para llegar a nuestra retina en forma de manifestación. Bueno, eso conceptualmente hablando, pero también es una forma de expresar sentimientos y valores entendidos por la humanidad.

El azul es uno de los más utilizados por la representación que le da a conceptos como la seguridad, estabilidad, confianza y serenidad, principalmente. Por eso es que con frecuencia la vemos en patrullas de policía. En el lado negativo, el azul es tristeza, melancolía y depresión. Por esto último es que el ritmo del género musical "el blues" se llama así.

El color rojo también es color primario y representa la pasión, sangre, fuego, poder y seducción. Pero si lo vemos desde un lado negativo, es violencia, peligro, agresión, ira y malicia.

El amarillo suele representar armonía, sabiduría, agilidad y brillo, por el lado positivo y, en el lado negativo es símbolo de miedo, fragilidad y angustia.

Con estos tres me basta para expresar que las representaciones se han apartado en la función pública, tanto, que se ridiculizan al cambiar los colores y confundir al público en lugar de ayudarlo.

He visto cómo alcaldes y gobernadores le cambian los colores a los edificios públicos para ponerlos del color de los partidos que los postularon, así como cambiar los colores de la señalización vial para agradar a sus amigos, sin pensar que hay un significado y propósito de tal color.

Las barreras parachoques en curvas viales y de carreteras, deberían ser blanco y negro, así como los letreros turísticos azules, los informativos verdes y las prohibiciones blancas.

Los casos más aberrantes son los de las patrullas de seguridad, cuya función parece ser ignorada y pisoteada con frecuencia. He visto verdes con blanco en CDMX, verde, blanco y rojo en Juárez, Nuevo León, naranjas en Ixtapaluca, guindas en Ahome, amarillo con negro en SLP, rosas en Tulancingo y Coatzacoalcos, y más recientemente amarillo verdoso en Monterrey.

Este último, en la noticia de por qué le pusieron el nuevo color, dijeron que era por la mala imagen de desconfianza que se había generado.

Si vemos lo que el amarillo representa, (líneas arriba lo dije), pues menos vamos a entender ni a justificar ese cambio.

Si los colores representan algo desde siempre y los cambian, le están restando valor a la finalidad para la que fueron diseñadas y coloreadas originalmente.

Unas veces es por ignorancia, pero otras por capricho, pero en todos los casos, con la misma consecuencia: degradan el entendimiento que debemos tener como ciudadanos integrados e incluyentes en nuestras tradiciones y costumbres.

En las caricaturas de antaño, cuando querían representar a una persona que no estaba bien de sus facultades mentales, ilustraban a un animal lleno de lunares multicolor completamente opuesto a sus colores naturales. Quizá esto sí representa la nueva paleta de colores oficiales en los gobiernos.

×