De regreso al buen camino


El mes de diciembre es un mes precioso lleno de ilusiones, fiestas, celebraciones, reuniones familiares pero también muy movido, en el que parece que el tiempo nunca es suficiente para hacer todas las cosas que llevábamos intención.

Por lo general, empezamos ya en el puente del 20 de noviembre a comprar el arbolito, adornando la casa y desde ese momento es una carrera. Por un lado todos los preparativos para el Guadalupe - Reyes. 

Las compras, regalos, los mil y un de pendientes que surgen. Por otro lado, a las escuelas se les ocurre cerrar por vacaciones (traducción: nuestros hijos están en casa) y hay que dedicarles tiempo. Si no queremos que se queden todo el día frente a las pantallas hipnotizados, hay que organizar planes y juegos con ellos y así hasta el 7 de enero.

Son algo más de 15 días los que nuestros hijos están de vacaciones, este año han sido 18 días de fiesta, de reuniones con familiares y amigos, de planes divertidos, de comidas y cenas, de regalos y caprichos. Entre los fines de semana y los días festivos, se han pasado casi sin darnos cuenta, al final, como siempre, corriendo para ultimar los pendientes.

Ahora se acabaron las fiestas, toca volver a la rutina del día a día: madrugar, colegio, trabajos, tareas y volver a empezar. La primera semana ha sido un poco pesada para todos, volver a los horarios, a desmadrugarse, a las carreras, el tráfico; hay que tener paciencia con nuestros hijos, ser comprensivos, necesitan un tiempo para volver a tomar el ritmo.

Estrategias para regresar al buen camino.

1. Planear las semanas, tener organizadas las tareas, marcar un calendario para intentar llegar con éxito a todo, para ello es importante saber delegar y repartir tareas.

2. Retomar el orden en las comidas, cenas y horarios, se acabaron los dulces, cenas fuera y comer entre horas. Después de los excesos de estos días toca recuperar menús equilibrados.

3. Volver a los horarios, intentar adelantar baños y cenas para poder ir a la cama antes.

4. Dejar por la noche todo preparado y organizado, además de facilitar las rutinas matutinas, ayuda a crear un hábito bueno para ser organizados y ordenados.

5. Recordar las normas, hábitos y rutinas de la casa, durante estos días de fiesta todos nos solemos relajar, pero las vacaciones han terminado y los hábitos y rutinas son importantes y necesarias para el buen funcionamiento de la familia.

6. Poner nuevas responsabilidades a cada miembro dependiendo de la edad de cada uno.

7. Poner metas y objetivos familiares hasta las próximas vacaciones, ayuda a esforzarse y mejorar.

Este año toma en cuenta los siguientes ingredientes: alegría, motivación positiva y el agradecimiento, que se vuelvan los propósitos principales de tus tareas y verás todo lo que podrás conseguir con ellos.


Sigue leyendo...
Volver arriba