OpenA
Fortaleza ciudadana

De Uvalde a municipios mexicanos

Fortaleza ciudadana

De Uvalde a municipios mexicanos

El martes pasado nos alcanzó la noticia de que un joven, luego de disparar y herir a su abuela, se traslada armado y con equipo táctico a una institución educativa, choca, se baja y abre fuego contra menores estudiantes y maestros de la escuela, dejando sin vida a muchos, lo que hace que las autoridades norteamericanas piensen y mediten sobre los derechos que tienen sus propios ciudadanos respecto a poseer y portar armas en forma legal, derecho que les da su Constitución en su Segunda Enmienda, si no me equivoco. ¿Así como el impulso a este derecho que da el organismo del rifle?

Las causas, podemos sospechar o inferir muchas, desde su personalidad que se asoma en fotografías donde muestra sus armas y otras cosas de sus gustos, cualquier cosa que digamos puede ser tomada como un juicio injusto, o recibir cualquier cantidad de críticas al respecto.

Las masacres o eventos de gran impacto son frecuentes, ya vemos que ocurre en centros comerciales, en templos religiosos, en escuelas, hace algunos años también en las Vegas un tirador causó muchas bajas de ciudadanos inocentes.

En EUA, los ciudadanos exigen poder tener consigo un arma y municiones para su defensa personal y eso es legal; falta saber cuántos requisitos hay que cubrir, pero hasta donde sabemos cualquiera –sin considerar su capacitación, estado de salud físico y mental, adiestramiento, adicciones, etc.– puede tener armas de grueso calibre y de mayor impacto destructivo. En México, los misiles y armas de ciertos calibres están reservados al uso exclusivo del Ejército y las Fuerzas Armadas; sin embargo, aunque están prohibidas la mayoría de las que participan en los crímenes de alto impacto, abundan en las calles y en manos de personas humanas de las que le gusta proteger a nuestro Presidente. 

Las drogas son parte importante en este tipo de hechos, algunos porque consumo altera la conducta y se producen este tipo de hechos, otros por pelear el negocio de destruir la vida de otros poniendo a su alcance las sustancias que los convierten en "Chukies", ya sea peleando territorios, mercancía o cobros, algo así como la autodestrucción de la raza humana.

Nos solidarizamos mucho con la gente de Uvalde, poblado que está al paso de llegar a San Antonio, Texas, por la famosa 35, pero cuántas masacres tenemos en los municipios de los estados mexicanos; tenemos el caso de la familia LeBarón, donde murieron niños y mujeres, tenemos matanzas en capillas de velación, en bares, asaltos masivos en carreteras.

×