OpenA
Asesoría Legal

Derecho a la Imagen

Asesoría Legal

Derecho a la Imagen

En un muy interesante caso relacionado con el derecho a la imagen, la Suprema Corte estableció la aplicación de un artículo de la Ley Federal de Derechos de Autor que es aplicable en los juicios en donde se reclama haber utilizado la imagen de una persona sin su consentimiento.

Nos referimos al amparo directo en revisión número 4083/2020 resuelto por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el cual se deja establecido que el artículo 216 bis de la Ley Federal de Derechos de Autor es aplicable para la protección al derecho a la propia imagen cuando ésta se utiliza sin consentimiento del titular, por prever mecanismos para la defensa y protección del mismo.

Para comprender mejor el caso, es importante señalar que una persona promovió juicio ordinario civil en contra de una muy popular revista de espectáculos, ello por haber usado su imagen sin su consentimiento para la comercialización de distintos ejemplares de la revista. Cabe puntualizar que la actora reclamó, entre otras cosas, un daño moral y el pago no menor del 40% del precio de venta al público de cada revista en la que se usó su imagen sin su autorización, ello de acuerdo a lo previsto por el artículo 216 bis de la Ley Federal del Derecho de Autor.

Dicho juicio fue conocido por el juez Cuarto de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, quien después de substanciar el juicio declaró procedente algunas de las pretensiones reclamadas.

Inconformes ambas partes con la decisión, interpusieron recurso de apelación, los cuales fueron conocidos por la Séptima Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, la cual al dictar sentencia modificó la de primer grado determinado, condenando a la demandada al pago de daños y perjuicios equivalentes al 40% del precio de venta al público de cada revista en la que se utilizó la imagen de la actora, en términos del artículo 216 Bis de la Ley Federal del Derecho de Autor.

En desacuerdo con la sentencia, la empresa que edita y vende la revista promovió juicio de amparo, el cual fue conocido por el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, el cual concedió el amparo y protección para que no se aplicara el artículo 216 Bis de la Ley Federal del Derecho de Autor. Ante la parte actora en el juicio de origen, presentó recurso de revisión el cual fue admitido a trámite y resuelto por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En la sentencia proyectada por el ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá se estableció que, si bien la Ley Federal del Derecho de Autor tutela diversos derechos que parecieran no estar relacionados con la imagen, la inclusión de ese derecho en la referida norma se encuentra justificado y ajustado a derecho.

El derecho a la imagen es aquel que uno conserva para mostrarse a los demás, estando el mismo dentro del derecho a la intimidad, por lo cual es un derecho personalísimo que se encuentra fuera de la injerencia de personas extrañas, de tal manera que cualquier persona tiene el derecho de decidir, en forma libre, sobre su propia imagen.

En el proyecto de sentencia se establece que derivado de que la Ley Federal del Derecho de Autor no establece la posibilidad de reparar el daño moral ocasionado por la vulneración del derecho a la propia imagen, se reconoció que al tratarse de un derecho inmaterial que puede explotarse comercialmente, dicha legislación sí contempla la posibilidad de reclamar daños materiales por vulneraciones al derecho a la propia imagen y los mecanismos para hacerlo, en el entendido de que la indemnización por daño moral debe analizarse y fundarse en otros cuerpos normativos, como en el caso concreto que se reclamó dicha vulneración y reparación del daño mediante un juicio ordinario civil.

En ese sentido, concluye nuestro máximo tribunal constitucional en que el derecho a la imagen al ser un derecho fundamental tiene una protección específica frente a la utilización no consentida de la propia imagen con fines meramente comerciales o lucrativos. Así, de la interpretación a la Ley Federal del Derecho de Autor en su artículo 87, se advierte que dicha legislación protege el derecho a la propia imagen en aquellos casos en los que la utilización de una imagen se hace sin el consentimiento del titular, de ahí que el referido artículo 216 bis es aplicable en los casos que se pretenda recibir una indemnización específica por la vulneración a ese derecho.

Lo anterior sin duda brinda mucha certeza a todas aquellas personas que en algún momento se han visto involucradas en alguna explotación de su imagen sin su consentimiento, permitiendo poder acceder a la indemnización que se encuentra contemplada en la referida ley federal.

×