OpenA
Asesoría Legal

Derecho al nivel más alto de salud posible

Asesoría Legal

Derecho al nivel más alto de salud posible

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, a través de su Segunda Sala, es-tudió la figura del "nivel más alto de salud" contenida en el artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales ratificado por el Estado mexicano.

A manera de contexto, cabe señalar que tres personas que se encontraban internadas en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias promovie-ron juicio de amparo alegando que se violentaba en su perjuicio el derecho a su salud y a la vida, dado que dicho nosocomio no se encontraba debidamen-te equipado para brindar servicios médicos a pacientes con VIH (SIDA), por lo cual podían ser objeto de contraer alguna enfermedad oportunista derivado de su condición de salud; además, señalaron que existía omisión por parte del Estado de transferir los recursos necesarios para el debido equipamiento del centro de atención médica. 

La demanda fue conocida por un juzgador federal, quien luego de analizarla determinó negar el amparo y protección de la justicia federal argumentando en esencia que no existía violación al derecho de la salud de los quejosos.

Inconformes con la sentencia, los quejosos promovieron un recurso de revi-sión que fue atraído por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y turnado a la Segunda Sala bajo la ponencia del ministro Alberto Pérez Dayán.

Previos trámites de ley se determinó por el máximo tribunal constitucional re-vocar la sentencia dictada por el juez de Distrito y conceder el amparo y pro-tección en favor de los pacientes del referido centro hospitalario.

Es importante precisar que las personas que promovieron el amparo no re-clamaron la falta de atención médica, sino que se dolían de que las condicio-nes en las que les fue prestada dicha atención médica no eran las adecua-das.

Bajo esa premisa la Segunda Sala, estimó que debía concederse el amparo en favor de los quejosos, dado que al ser portadores del VIH era necesario que se realizaran modificaciones estructurales al hospital en donde estaban siendo atendidos, ello a efecto de que se minimicen los riesgos de contagios e infecciones de enfermedades oportunistas; por ello se ordenó al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias que llevaran a cabo todas las accio-nes necesarias a efecto de proteger la salud de los quejosos en su más alto nivel posible, ello tomando en cuenta que al ser vulnerables por padecer VIH debían recibir tratamiento en instalaciones separadas del resto de los pacien-tes.

En la sentencia se determina que al estar obligado el Estado mexicano a ga-rantizar el derecho al nivel más alto posible de la salud (física y mental) debe por parte de nuestro país llevarse a cabo todas las acciones de manera in-mediata tendientes a que se asegure a las personas, al menos, un nivel esencial su derecho a la salud; y por otra, México tiene una obligación de cumplimiento progresivo, consistente en lograr el pleno ejercicio del derecho al nivel más alto de salud para todos, por todos los medios apropiados, hasta el máximo de los recursos de que disponga. 

Considerándose por la Suprema Corte que en el caso concreto se había confi-gurado una violación directa a las obligaciones contraídas en el acto Interna-cional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ya que no se habían adoptado medidas apropiadas de carácter legislativo, administrativo, presu-puestario, judicial o de otra índole, para dar plena efectividad al derecho al nivel más alto de salud.

De igual forma apuntó la Segunda Sala que no existirá violación a los dere-chos fundamentales cuando el Estado haya demostrado que ha utilizado to-dos los recursos que están a su disposición en un esfuerzo por satisfacer sus obligaciones; sin embargo, ello tiene que estar probado, no basta con una simple manifestación de ausencia presupuestaria para considerar que no hay violación a los derechos de las personas, dado que debe diferenciarse la im-posibilidad de cumplir con la renuencia de cumplir.

×