OpenA
Libros que suenan

Desde la eternidad

Libros que suenan

“Pues mira tú: es verdad: no acaban nunca / la mudez y sordera de la muerte / ni su infinita indiferencia helada”.

“Pues mira tú: es verdad: no acaban nunca / la mudez y sordera de la muerte / ni su infinita indiferencia helada”. 

Y sigue: “Cada cosa que hacemos dura apenas / lo que dura el rocío de la mañana  / y el resto es el silencio de los astros”. Como si fuera parte del tratamiento médico en mi buró, tenía varios libros, entre ellos Desde la eternidad del poeta cubano Eliseo Diego. 

Fui pasando de página en página y me encontraba con lo reparadora que resulta la poesía. 

La poesía muchas veces creemos que requiere de un momento clave para su lectura. Es verdad, a veces es exigente, pide silencio, pide ciertas ceremonias de lectura, a veces es preciso tener una disposición emocional para abordarla. 

Sin embargo, Desde la eternidad es un libro que te regala ese aire fresco, no importa el momento o situación en que se abran sus páginas. Eliseo Diego dice que la lluvia enreda, o que las llamas charlan en la chimenea, o que un gato avanza en la tiniebla dejando el reverso del enigma y casi de inmediato, leerle es saberle su mirada del mundo, también esa mirada reparadora.

Este libro se publicó en 2005 a diez años del aniversario de su muerte, es una selección de poemas de entre su gran legado literario. No lleva apartados, pero el orden de los poemas tiene la virtud de seguir con un hilo de imágenes que van incrementando su dulzura, el amor y la contemplación de la vida. 

Habla de sus calles de La Habana, del lugar donde vive, del asombro que le causan las hormigas, del llanto por un perro viejo. Recuerda a su abuela en un viejo daguerrotipo y de la lluvia, la música y la noche. La muerte y el olvido. Pero no son temas comunes, aunque lo parezcan, Eliseo Diego dice y nombra a su manera aquello que observa y explora de su entorno.

“La eternidad ignora las costumbres, / le da lo mismo rojo que azul tierno, / se inclina al gris, al humo, a la ceniza”. 

Desde la eternidad es un recordatorio que nos dice que la poesía no tiene tiempos, es presente, y es además toda la esencia de tiempo mismo. 

“Eliseo Diego (1920-1994) es un marinero de versos precisos y navegante de preciosos relatos que en cada línea supo sortear con maestría y habilidad las exigencias del oleaje de nuestra lengua castellana”, dice su contraportada. 

***

PARA LA FICHA

Desde la eternidad

Eliseo Diego

(Fondo de Cultura Económica)

×