OpenA
Algunos Consejos Sobre la Oración de un Viejo Maestro

Diferentes formas de ser espiritual pero no religioso

Algunos Consejos Sobre la Oración de un Viejo Maestro

Diferentes formas de ser espiritual pero no religioso

Nada se aproxima tanto al lenguaje de Dios como el silencio. Meister Eckhart dijo eso.

Entre otras cosas, está afirmando que hay un profundo trabajo interior que sólo se puede hacer en silencio, solos, en privado.

Tiene razón, por supuesto, más hay otro lado en esto. Si bien hay un trabajo interno profundo que sólo se puede hacer en silencio, también hay un trabajo profundo y crítico del alma que únicamente se puede hacer con otros, en las relaciones, en la familia, en la iglesia y en la sociedad. El silencio puede ser una avenida privilegiada hacia la profundidad del alma. Este también puede ser peligroso. Ted Kaczynski, el “Unabomber”, vivía en silencio, sólo, al igual que muchas otras personas profundamente perturbadas. Los profesionales de la salud mental nos dicen que necesitamos la interacción con otras personas para mantenernos cuerdos. La interacción social nos sostiene, nos equilibra y ancla nuestra cordura. Mirando a algunos de nuestros jóvenes de hoy que están interactuando con otros (en persona y a través de las redes sociales) cada hora de sus vidas de vigilia y me preocupo por su profundidad, aunque no por su cordura.

Nos necesitamos el uno al otro. Jean-Paul Sartre dijo una vez que “el infierno es la otra persona”. No podría estar más equivocado. Al final, el otro es el cielo, la salvación a la que estamos destinados en última instancia. La soledad absoluta es el infierno. Además, esta soledad malévola puede acercarse sigilosamente vistiendo los mejores disfraces altruistas y religiosos.

Aquí hay un ejemplo: crecí en una familia muy unida en una pequeña comunidad rural donde la familia, el vecino, la parroquia y estar con los demás significaban todo, donde todo se compartía y rara vez estabas solo. Temía estar solo, lo evitaba y solo me sentía cómodo cuando estaba con otras personas.

Inmediatamente después de la secundaria, me uní a una orden religiosa, los Oblatos de María Inmaculada, y durante los siguientes ocho años viví en una gran comunidad donde, nuevamente, casi todo se compartía y uno rara vez estaba solo. A medida que me acercaba a los votos perpetuos y al compromiso permanente con la vida religiosa y el sacerdocio, lo que más temía era el voto de celibato, la soledad que traería. Sin esposa, sin hijos, sin familia, el aislamiento de una vida célibe.

Las cosas resultaron de manera muy diferente. El celibato ha tenido su costo, es cierto; y hay que reconocer que no es la vida normal que Dios quería para todos. Sin embargo, la soledad que temía (aunque por breves momentos) rara vez se produjo, todo lo contrario. Encontré mi vida demasiado llena de relaciones, interacción con los demás, ajetreo absoluto, presiones diarias y compromisos que ocupaban prácticamente cada hora de vigilia. En lugar de sentirme solo, me encontré a mí mismo anhelando casi habitualmente la soledad, el silencio, estar solo, y me sentí bastante cómodo estando solo. Demasiado cómodo de hecho.

Durante la mayor parte de los años de mi sacerdocio, he vivido en grandes comunidades religiosas y ellas, como cualquier familia, tienen sus demandas. Sin embargo, cuando me convertí en presidente de una Facultad de Teología, me asignaron vivir en una casa designada para el presidente y durante un tiempo viví solo. Al principio, lo encontré un poco desorientador, nunca antes había vivido solo; pero después de un tiempo se desarrolló en mí. Realmente me gustó. No hay responsabilidades en casa para nadie más que para mí.

Sin embargo, pronto percibí sus peligros. Después de un año terminé el convenio. Uno de los peligros de vivir solo y uno de los peligros del celibato, incluso si se vive fielmente, es que no tienes a otros que te vociferen a diario y te exijan todo tipo de exigencias. Tienes la oportunidad de tomar tus propias decisiones y puedes evitar mucho de lo que Dorothy Day llamó “el ascetismo de vivir dentro de una familia”. Cuando se vive solo, se puede planificar y vivir la vida en tus propios términos con demasiada facilidad, eligiendo las partes de la familia y la comunidad que te benefician y evitando las partes difíciles.

Hay ciertas cosas que comienzan como virtudes y luego se convierten fácilmente en un vicio. El ajetreo es un ejemplo. Sacrificas estar con tu familia para poder apoyarlos con tu trabajo y eso te aleja de muchas de sus actividades. Inicialmente, esto es un sacrificio; eventualmente, es un escape, una dispensa incorporada de tener que lidiar con ciertos problemas dentro de la vida familiar. El celibato juramentado y el sacerdocio cortejan ese mismo peligro.

Todos conocemos la expresión, soy espiritual pero no religioso (que aplicamos a las personas que están abiertas a tratar con Dios pero que no están abiertas a tratar con la iglesia). Sin embargo, luchamos con esto de más formas de las que pensamos. Al menos yo lo hago. Como sacerdote célibe y con votos, puedo ser espiritual pero no religioso en el sentido de que, por la más alta de las razones, puedo evitar gran parte del ascetismo diario que se exige a alguien que vive en una familia. Sin embargo, esto es un peligro para todos, célibes o casados. Cuando, por toda clase de buenas razones, podemos seleccionar con precisión las partes de la familia y la comunidad que nos gustan y evitar las que nos resultan difíciles, somos espirituales, pero no religiosos.

×