OpenA
Fortaleza ciudadana

¿Dónde poner la basura?

Fortaleza ciudadana

¿Dónde poner la basura?

La basura es como hemos dado nombre a los desechos y existen de muchos tipos, cuando las personas acuden con otro a dejar chismes, quejas, falsos comentarios sobre la forma de ser de un hombre o una mujer, hablando de sus conductas personales, gustos, preferencias, aficiones, etc. 

Hay quien dice que eso se le llama tirar veneno o dejar la basura de pensamiento de otros y cuando esto sucede los que no queremos involucrarnos en esas historias o chismes decimos "por favor no dejes tu basura en mi lugar", pues ese tipo de pensamiento nos amargan la existencia. 

También es frecuente pedirles a nuestros vecinos que salen a pasear a sus mascotas de compañía o estos seres sintientes que requieren de tutela que cuando hagan sus excretas sean tan amables en levantarlas y depositarlas en el lugar destinado a ese efecto; lo mismo ocurre cuando se barre el frente de la casa, pedimos a nuestros vecinos, y también debemos hacerlo nosotros, que la basura que se genere por las hojas de los árboles o cualquier tipo de desecho no lo echemos al predio del vecino. 

Con estos ejemplos muy básicos pretendo hacer la introducción para otros temas que requieren un poco más de atención de todos los que habitamos en este Monterrey metropolitano, lugar donde llueve poco pero que cuando nos llueve nos andamos ahogando por que se inundan nuestras calles, en una buena parte porque el sistema de alcantarillado se ve obstruido por la enorme cantidad de basura que se tira en la vía pública y que las tapa. No es raro ver que en las colonias que están instaladas en los cerros hasta muebles viejos sacan para que los lleve la corriente y luego tapan los grandes tubos de drenaje pluvial, provocando daños, lesiones y en ocasiones hasta muertes de personas que no esperaban esos efectos. En casa se vierten los desechos de aceite con el que se fríe la comida, al término de la elaboración de deliciosos platillos ese aceite va al drenaje como si fuera agua, luego vemos que en las oficinas y otros negocios sucede algo similar, que los residuos aceitosos van por la misma vía; no escapa el del taller que por no pagar a quien haga la colecta de este tipo de materiales lubricantes lo vierte a la calle o al drenaje. "Así sin tantita pena", como diría Alejandro Fernández y sin el menor recato, hay muchos habitantes que bien pudieran ganarse el mote de "cochinos" por su conducta con la basura, con los residuos aceitosos que vierten al drenaje, hay otros que manejan residuos bioinfecciosos que requieren tratamiento especial como son los de las clínicas y hospitales, hasta los asilos; hay quien hace descargas al drenaje o ríos de residuos peligrosos o químicos, también hay quien arroja su basura al aire y a esto se le llama emisiones de contaminantes atmosféricos, algunos son de fuentes fijas como son las industrias de los diferentes giros o especialidades y otras son fuentes móviles que regularmente traen ruedas y sirven para el transporte de personas o mercancías. 

Bien pues, sirva todo este breviario para pensar ¿en dónde ponemos nuestra basura? y sobre todo a quién estamos molestando o perjudicando. En la forma en que nos estamos comportando cada vez será más difícil vivir en una urbe como la nuestra, donde los últimos dos años hemos usado mascarilla para evitar contagios pero, de seguir como vamos, pronto tendremos que usar para que filtre el aire que respiremos o tendremos que usar algo más sofisticado y con ello más caro como traer oxígeno suplementario, qué drástico se escucha el solo pensar que podríamos andar como los buzos con un tanque de oxígeno en la espalda para poder estar viviendo en esta bella pero cochina metrópoli. 

Pero no hay que quedarnos con la queja y el conocimiento del problema, lo que sigue es darnos cuenta que vienen movimientos muy importantes de la gente que aspira y quiere seguir aspirando aire limpio y que su salud no se vea afectada por nuestras actividades económicas, viene la activación de nuevas generaciones que ya están al frente de las responsabilidades de gobernar y dirigir que traen una visión mas sustentable y no sólo de rollo o discurso, que va en serio y que aun cuando las normas puedan ser laxas por ser antiguas, el pensamiento y las acciones modernas serán encaminadas a cambiar el cielo gris, por un cielo azul que hoy sólo tenemos en la canción. 

Atentos pues a este gran movimiento de ciudadanos y empresarios que ya se empieza a gestar, en el que con mucho gusto vamos a participar.

luisgerardotrevinogarcia@gmail.com

Twiter @luisgfortaleza

Instagram @fortalezaciudadana 

Fb. Fortaleza Ciudadana compromiso por la seguridad

Fb. Luis Gerardo Treviño García

×