OpenA
Pensando en la gente

¿Dónde quedó el dinero para el mantenimiento escolar?

Pensando en la gente

¿Dónde quedó el dinero para el mantenimiento de escuelas?

Esta es la pregunta que se hacen miles de alumnos, profesores y padres de familia cuando se dan cuenta del estado tan deplorable en que actualmente se encuentra la mayoría de los planteles educativos, en su regreso a las clases presenciales. Se había anunciado que el gobierno estatal había destinado $150 millones de pesos para rehabilitar las escuelas, las cuales quedarían listas para el retorno a los salones de clase. Sin embargo, dicho recurso nunca llegó, por lo que una parte considerable de los inmuebles se encuentran en el total abandono y no pueden ser utilizados para la reanudación del ciclo escolar. 

A continuación, algunas consideraciones que resultan pertinentes para comprender este grave problema que atenta el derecho constitucional de miles de nuevoleoneses a tener acceso a una educación de calidad.

1. En el presente ciclo escolar 1 millón 053,062 alumnos están inscritos en escuelas públicas: 192,705 en preescolar; 582,297 en primaria y 278,060 en secundaria. Los cuales son atendidos por 81,511 profesores, lo que nos da un universo de 1 millón 134,573 personas que se desempeñan cotidianamente en estos espacios que debieran contar con todas las medidas de higiene y seguridad para garantizar una educación digna y de calidad.    

2. La infraestructura educativa lleva mucho tiempo en malas condiciones, lo que ha impedido que alumnos y docentes dispongan de un lugar digno para sus actividades escolares, este factor indudablemente afecta el desempeño y la calidad educativa de miles de alumnos. El mal estado de las instalaciones se intensificó a partir de que las clases se suspendieron en su modalidad presencial, ya que los planteles se cerraron y se dejó de atender la higiene, la vigilancia y los servicios básicos. A la fecha abundan los reportes que denuncian el mal estado en que se encuentran las instalaciones escolares, las cuales se afirma fueron saqueadas, vandalizadas y destruidas. Un par de ejemplos:  

a) La Escuela Primaria Profesor Ángel García Treviño, ubicada en Guadalupe, Nuevo León: le robaron la tubería de agua, el cableado de energía eléctrica, presenta agujeros en aulas, ventanas rotas, así como la hierba crecida.

b) Escuela Primaria Alfonso Martínez Domínguez en Monterrey, Nuevo León: se está cayendo a pedazos, falta la impermeabilización y tiene matorrales por todos lados. 

Así es el común denominador de los planteles públicos en el estado.

3. A pesar de que el semáforo epidemiológico de Nuevo León de momento se encuentra en verde, una parte considerable de los planteles educativos continúan cerrados. Según el  

colectivo Niñez Esencial, integrado por más de 80 organizaciones, el número de afectados por el cierre forzado de las aulas asciende a más de 400,000 alumnos. 

4. Durante todo este año los medios de comunicación, los legisladores y la sociedad en general estuvieron cuestionando al gobernador Jaime Rodríguez Calderón por la inacción en torno a la remodelación de los planteles escolares, ya que no tenían una justificación porque contaban con un recurso etiquetado por los diputados en diciembre de 2020. El mandatario nunca dio una explicación detallada, solamente aseguró que dichos recursos se habían ejercido. 

5. El 24 de agosto, durante el Foro de Finanzas Públicas organizado por el Consejo Nuevo León, el tesorero del estado, Carlos Alberto Garza Ibarra, al ser cuestionado sobre este tema comentó: “Ahorita se está invirtiendo en las escuelas. Tenemos un presupuesto asignado de $150 millones de pesos. Yo no puedo hacer un detalle específico de la ejecución…” Siguió “profundizando” su relato: “Al día de hoy, los ejecutores no le han notificado a la Tesorería o a la Secretaría de Finanzas una necesidad adicional, lo que me hace suponer que $150 millones puede ser un recurso correcto para mantenimientos”. Para justificar las quejas del mal estado de las escuelas expresó:“"¿qué es tarde? Si las clases van a regresar en una semana, pues sí, sí vamos tarde, pero si las clases van a regresar en un mes, no creo que vayamos tarde…”. Según lo expresado por el tesorero, se desprende que el dinero ya se había destinado desde los primeros días de este año al Instituto Constructor de Infraestructura Física Educativa y Deportiva de Nuevo León (ICIFED) y que la ‘’tardanza’’ se debía a la incertidumbre de cuándo iniciaría el regreso a clases presenciales. A pesar del cantinfleo para aclarar el estado de la cuestión, no había razones para poner en duda la disponibilidad del recurso tan anunciado. 

6. El 21 de octubre de este año, el Congreso local llevó a cabo una sesión informativa entre la Comisión Especial de Vigilancia para el Mantenimiento de Recuperación de Planteles Educativos, en donde estuvieron presentes además de los legisladores, el señor Javier Fidencio Martínez titular del ICIFED. Después de un amplio cuestionamiento por parte de los diputados, Martínez afirmó: “lo que estuvimos checando es que parece que nunca llegó (el recurso) al ICIFED, lo tienen como presupuestado, pero en la cuenta pública de 2021 no llegan”. Más adelante aclaró: “podemos tener todas las escuelas checadas y listas, pero si no hay recursos pues va a ser difícil”, añadió que desde 2020 llevan rehabilitadas sólo 242 escuelas, de un total de 3,440 que tienen programadas. Con esta aclaración, queda demostrado que el recurso nunca fue radicado a la ICIFED, por lo cual nadie está obligado a realizar lo imposible; es decir, si no existen recursos no se da mantenimiento a las escuelas. 

7. Es preocupante que el tesorero Garza Ibarra –quien fue ratificado en el cargo por el actual gobernador– haya engañado a los nuevoleoneses al afirmar que el recurso 

etiquetado por el Congreso fue erradicado en tiempo y forma, a pesar de que nunca se realizó, y ahora para 2022 salen con la novedad de que la solución es volver a hacer lo mismo: destinar una cantidad similar con el mismo fin. El encargado de las finanzas públicas ya demostró que faltó a la verdad, de ahora en adelante ¿quién le va a creer? ¿Cómo es posible que con ese cinismo y opacidad el gobernador lo siga manteniendo en el cargo?

Los miles de alumnos y maestros que acuden a las escuelas públicas merecen planteles dignos, por lo que urge se dé prioridad y transparencia en el presupuesto 2022 a la educación, con el fin de garantizar el derecho constitucional a una educación de calidad.

×