OpenA
Latitud

Dos jesuitas asesinados: ¿por qué sucedió?

Latitud

Dos jesuitas asesinados: ¿por qué sucedió?

Perseguían a un guía de turistas, Pedro Palma, sesentón muy conocido en la localidad. Eso se dice en Chihuahua. Todos se conocen ahí. Buenos y malos. Gente de bien y criminales. 

Mediodía. El sol arriba de la iglesia, escena del crimen. Fue en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique. 

Un grupo armado, sicarios de la sierra Tarahumara, bajo el mando del jefe de plaza desde hacía seis años, ultimó a tiros al perseguido, en las mismas puertas del templo. Metieron el cuerpo inerte, a rastras, quizá agonizante. 

Tal parece que el guía se negó a pagar la cuota correspondiente; se había rebelado al cobro de piso. Los sicarios de "El Chueco" le dieron algo más que un escarmiento. A la vista de todos. A la vista de Dios. 

Se arrimó al cadáver un sacerdote, el padre Joaquín César Mora Salazar, oriundo de Monterrey, misionero jesuita, a suministrarles los santos óleos. Cumplía su deber espiritual. En mala hora apareció el jefe de sicarios. Alterado con sustancias. Fuera de sí. Enfebrecido. "El Chueco" lo mató fríamente. Qué rápido se le quita la vida a un semejante. Con qué facilidad. 

Otro cura, el padre Javier Campos Morales, 78 años, superior de los jesuitas en esa diócesis, se acercó a pedirle al sicario que parara la masacre. "¿Qué hiciste, hijo? ¿Qué hiciste?". También fue asesinado a quemarropa, sin piedad. ¿Qué es la piedad? 

El pasado viernes el padre Javier Campos, que había llegado a la sierra Tarahumara como superior local, vicario pastoral y luego episcopal, había visitado Monterrey, donde vivió su infancia. Nació en la Ciudad de México. Era muy generoso con los rarámuris, muy abnegado, muy entregado a las causas sociales. Un santo. 

Vino a tierras regiomontanas a celebrar el 50 aniversario de su ordenación sacerdotal. Vino de entrada por salida. Era un día de júbilo para él, de "alegría sin medida". 

Durante la homilía, en la parroquia San Juan Bautista de La Salle, el padre Javier pidió ayuda a Dios por tanta violencia desatada en México, por tanta gente que muere acribillada a balazos. Por tanta tristeza anegada en sangre. Como si profetizara su propia muerte. 

Bajaban los sicarios al pueblo. Se drogaban. Se emborrachaban. El pueblo y los habitantes eran de su propiedad. Negociaban a duras penas los sacerdotes de la parroquia. No podían con tanta violencia. La agresión ruin no debe normalizarse. 

Otro sacerdote se acercó suplicante a los matones. Habló con "El Chueco". Una hora tensa, de altísimo riesgo para su vida. Pero no lo mató. Se salvó de milagro ¿Por qué? "Así lo quiso Dios. Porque Dios existe. Aunque no parezca". 

"No te lleves los cuerpos", le rogó, le imploró, le lloró, pero el capo se los llevó en la cajuela de una camioneta. "Si hablan ustedes, mato a todo el pueblo". 

Semanas antes los jesuitas de Urique habían pedido ayuda a las autoridades. No para ellos, sino para los pobladores. Sin embargo, los gobernantes no escuchan, no atienden. Les importa madre. 

La gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, ya dio su rueda de prensa. Muchos reporteros con preguntas sin respuestas. El presidente López Obrador ya dio su opinión en la mañanera. Muchas dudas sin resolver. Mañana a otra cosa. 

Más promesas de pacificación. Más muertes violentas. Más de 100,000 desaparecidos en el país. Cien asesinatos diarios en promedio. 30 curas victimados en los últimos 10 años. Un país que huele a pólvora. 

El Mal es un misterio, decía San Pablo. El Mal también es el espantoso rostro de la impunidad. 

×