OpenA
Carrera por el Imperio

Economías emergentes, beneficiarias de guerra comercial

Carrera por el Imperio

Economías emergentes, beneficiarias de guerra comercial entre EUA y China

En el año 2018 inició la guerra comercial entre EUA y China con el incremento e implementación de diversos aranceles, los cuales derivaban en un aumento de precios de los productos importados. 

Hasta ahora, conforme un país argumenta un trato injusto o alguna práctica desleal y procede con alguna restricción de algún producto, el otro país reacciona de manera inmediata e impone otra limitante de una magnitud similar o inclusive mayor, lo cual se conoce como estrategia “tit-for-tat”. 

La situación persiste entre ambos países. Investigadores especialistas argumentan que ambas naciones han sufrido efectos negativos del proteccionismo de dicha guerra comercial. Por otro lado, sus estudios al momento revelan que varias economías emergentes y desarrolladas han incrementado en aproximadamente 3% la exportación global de los productos afectados por aranceles, incluyendo como destino no sólo a EUA y China, sino también a otros países. 

Entre las economías emergentes que el estudio identifica como beneficiarias de dicha situación, están Sudáfrica, Turquía, Egipto, Rumania, México, Singapur, Holanda, Bélgica, Hungría, Polonia, Eslovaquia, y República Checa. Se menciona también que al menos dos características han permitido a dichas naciones acceder a esta oportunidad: tratados comerciales robustos y acumulación de inversión extranjera directa.

Mi análisis y prospectiva: La teoría económica sostiene que la apertura comercial genera beneficios, y que las guerras comerciales y proteccionismo son perjudiciales al incrementar costos y reducir ventajas. En esta ocasión, según los estudios, la guerra comercial ha sido tan específica y dirigida que se ha limitado a afectar principalmente a EUA y China, y ha generado a su vez oportunidades y beneficios para otros países. No existen al momento indicios para pronosticar que pronto la guerra comercial entre EUA y China cesará y se regresará a los niveles de apertura anteriores a 2018. 

Tratándose de las dos economías más grandes del mundo, líderes también en comercio y producción, era de esperarse que la globalización también sufriría efectos colaterales; sin embargo, el que se hayan fortalecido varias economías emergentes a través del incremento de sus exportaciones es una consecuencia positiva que deriva en fortalecer las economías de distintos países, dinamizar el comercio internacional y, además, el surgimiento de distintas cadenas de suministro, lo cual, ha sido uno de los factores que la pandemia ha evidenciado como una importante lección; es decir, la existencia de redundancias y de variedad de proveedores. 

Mientras la intensa competencia entre EUA y China continúe, así como sus restricciones comerciales entre ellos, existirán más oportunidades para que otros países identifiquen y capitalicen oportunidades de suministro de productos y servicios, siempre y cuando se especialicen al grado de lograr significativas economías de escala, y establezcan las condiciones para atraer la inversión extranjera directa a sus países que les permita crecer rápido en escala, especialización, tecnología y logística.

×