OpenA
Pensando en la gente

El agua se agota

Pensando en la gente

El agua se agota

Nuevo León vive una de las peores crisis hídricas de su historia, debido a factores naturales como la sequía y el cambio climático. Sin embargo, la escasez del vital líquido también se explica por la ineficacia de las políticas públicas orientadas a prevenir su desabasto. 

Hace un par de sexenios se buscó resolver este problema intentando traer el agua desde el río Pánuco, pero por sus altos costos, presuntos actos de corrupción y porque el proyecto se inició al final de un sexenio, se tuvo que cancelar y en su lugar se inició la construcción de la presa La Libertad, en el cauce del río El Potosí, entre los límites de los municipios de Montemorelos y Linares, la cual quedará lista en varios años, ya que apenas lleva un avance de 25 por ciento. 

Si bien es cierto que la falta de inversión y obra pública para garantizar el abasto de agua se manifiesta desde hace varias administraciones, también lo es que el actual gobierno que encabeza Samuel Alejandro García Sepúlveda dejó pasar un tiempo precioso para tomar cartas en el asunto. 

Un gobierno humanista, desde el primer día de su administración, hubiera llevado a cabo las obras necesarias para no afectar a la gente con los megacortes de agua, pero como este gobierno está bajo el signo del Instagram, tiene otras prioridades como el entretener diariamente a su audiencia, postergando las necesidades más urgentes. 

Como consecuencia de esta falta de planeación y a la sequía prolongada que estamos viviendo, el gobierno del estado, a través de Agua y Drenaje, anunció que a partir de esta semana se reducirá el agua al máximo en los municipios del área metropolitana de Monterrey, la cual se dividirá en siete zonas. El programa Plan Agua 

para Todos consistirá en que toda la ciudad tendrá agua por espacio de cuatro horas, de 05:00 a 09:00 de la mañana, y un día por semana se reducirá al máximo el servicio en diferentes municipios. Este programa no tiene un plazo determinado, por lo que podrá prolongarse por varios años, dependiendo de la generosidad del próximo ciclo de lluvias.  

Según el director de Agua y Drenaje, Arq. Juan Ignacio Barragán, están trabajando de “manera acelerada” para mantener el abasto, que está llegando a niveles alarmantes por la disminución del flujo de las presas La Boca y Cerro Prieto. Entre las principales acciones destaca: la extracción de agua de 22 pozos someros; la localización y explotación de pozos profundos, los cuales lamentablemente “tardan alrededor de 10 meses en conseguir la extracción de agua”; reparar las fugas de los acueductos en los que se desperdician importantes volúmenes del vital líquido y solicitar aportaciones de agua a los dueños de pozos privados. 

Hay que decirlo claramente, la actual administración tuvo suficiente tiempo para planear y ejecutar obras que aminoraran la crisis del agua, pero como ya es su costumbre, se pone a trabajar hasta el cuarto para las 12:00. Lo peor del caso: la gente es la que termina pagando las incompetencias de los políticos. 

Samuel García cumple nueve meses de haber ganado la gubernatura, y al día de hoy no ha presentado ningún plan hidráulico sustentable, con miras a 2050; las acciones que se están emprendiendo, un programa con puros “parches”, nos indican que no serán suficientes, la falta de agua puede llegar a niveles críticos, poniendo en riesgo la vida de millones de personas. 

En conclusión, Nuevo León necesita un gobierno que esté enfocado a lo único importante: la gente.

×