OpenA
Cabrito Mayor

El agua

Cabrito Mayor

El agua

En un estado que es pretendido eleve su nivel al primer mundo, Nuevo León por diversas y adversas condiciones siempre ha padecido el problema del agua y, hasta ahora, no se le había entrado a solucionar el problema a la profundidad requerida, apostando la solución a la suerte de la benévola naturaleza para rebozar la ya de por sí limitada capacidad de nuestras presas.

"Con el agua hasta el cuello", el gobierno de Samuel García ha tomado de forma obligada, medidas drásticas que han calado hondo y macizo en el ánimo del respetable que sin mirar a conciencia la falta de previsión en el pasado, tal parece que no busca quien se la hizo, sino quién se la pague y en este caso, es al gobierno del joven político quien con todo y la escasez, le han "llovido" las protestas en su milpita.

El problema del agua y su abasto tiene muchas aristas y en estos tiempos de crisis parece ser que lo único que se les ocurre es hacer inversiones; es decir, gastar dinero y para gastarlo primero hay que recaudarlo y Barragán ha sido duro (y me habrá de perdonar la expresión), hasta "cobrón" al mostrar la realidad de la crisis y desde abril pasado, casi la mitad de los usuarios pagan hasta un 50% más por el agua mientras otros, los que no la pagan, "se roban" 18 millones de metros cúbicos; es decir, la mitad de la capacidad de almacenamiento de la presa de "La Boca" a través de 160,000 tomas clandestinas. Injusto problema grande el del "robo" y no menor la dificultad pues por humanidad no se puede desconectar a los infractores y beneficiarios de este derecho humano.

En tanto, el gobernador Samuel ha sido incisivo y cada vez más agresivo y alarmante porque así de crítica está la situación ha anunciado entre otras cosas, el abastecimiento por pipas, la instalación de reductores de presión, multas más severas a quien la desperdicie, el acelere en los trabajos de la presa Libertad,  la perforación de mas pozos, la compra de un avión para estimular la lluvia y ahora la construcción de un nuevo acueducto que duplicaría pero hasta dentro de dos años y medio el abasto desde la presa El Cuchillo.

Y a pesar de que desdeñe a la tauromaquia por ignorar todos los beneficios sociales, culturales, artísticos, empresariales, económicos, ecológicos, laborales y productivos que genera, el gobernador como si fuera una gran figura del toreo, se la ha pasado "capoteando" sobre piernas el temporal de la problemática, "aguantando la vara" de las protestas y las mentadas (cosa que doña Bertha Silvia no tiene la culpa) y "creciéndose al castigo" de las críticas para ofrecer una "lidia" aseada y lucida de soluciones mediáticas ante un público apático con su quehacer, pues la "faena" que está instrumentando sí brillará, pero en el mediano y largo plazo, y lo que "el respetable" reclama son soluciones inmediatas.

Apelar a la conciencia de la sociedad para ubicarla en la realidad actual es bueno; sin embargo, sería mejor ofrecer en sus "inversiones" (entiéndase campañas para el cuidado del agua), fórmulas efectivas para ahorrarla en lugar de desperdiciar "el recurso económico" utilizando métodos publicitarios de "la vieja política" para recordarnos el "bronco" origen, la "bronco" causa y al "bronco" responsable, de la "fosfo" crisis.

Recetarnos un "mejoralito" político-publicitario creyendo que con ello podrán bajarle "bravura" a los reclamos, poco abona a la inteligencia colectiva pues mientras en apariencia se ahorra el agua con los impopulares "cortes" y reducciones del servicio, otra tanta se desperdicia al olvido de la llave abierta de quien se quedo esperando el agua en la regadera, o en el proceso de almacenaje particular y mucha más entre los "jicarazos" de la ducha rudimentaria, independientemente de que se pierden valiosas y costosas horas de descanso, de labores y de trabajo, trastocando grandemente y de forma inmediata, la productividad y el día a día de la sociedad.

Para adquirir una personalidad presidencial, es necesario "tomar al toro por los cuernos" para resolver el problema de forma inmediata y mantener tranquila, de su lado y hasta con empatía a la sociedad que exige en estos momentos la disponibilidad del agua a cualquier hora en sus tuberías sin necesidad de "gastarla" de más, almacenándola en tinacos, cisternas o tinas.

En esta crisis hay que ser creativo y no sería descabellada la idea de proponer a las universidades diseñar y fabricar algún tipo de aparato o mecanismo, (si es que éste no existe en el mercado),  instalado entre el medidor y la tubería doméstica que, calibrado por número de usuarios en cada hogar,  establezca un promedio de consumo diario y que en automático reduzca la presión del agua al agotarse "la cuota" diaria de liquido consumido y con esta posible solución, el usuario podría disponer del agua a la hora que la necesite y no a la hora que la paraestatal arbitrariamente lo determine.

En lo particular sospecho, si ésta idea fuera factible, tendría un mucho menor costo que la construcción de una presa, un acueducto o la compra de un avión, que aunque son necesarios, vistosos y altamente rentables mediáticamente, no ofrecen la solución inmediata que demanda la población.

Y repito, de ser factible la idea, con ella se le daría una sencilla y efectiva solución al problema que después de las mentadas, quejas e incertidumbre en el abasto, con gusto el usuario la aceptaría al  garantizar la disponibilidad del agua a la hora que particularmente lo requiera y de paso, ojo, de ser bien manejada la situación, se le daría una inmediata, enorme y políticamente correcta solución para palear la negativa percepción que se tiene de la "gastadora" administración y de la desgastada imagen del presidenciable señor gobernador. 

Por hoy es todo, medite lo que le platico, estimado lector, esperando que el de hoy sea un hermoso inicio de semana, por favor cuídese y ame a los suyos respetando la sana distancia; me despido honrando la memoria de mi hermano Joel Sampayo Climaco con sus palabras: "Tengan la bondad de ser felices", nos leemos aquí el próximo lunes.

×