OpenA
Distrito Cultura

El arte de las calles

Distrito Cultura

Las pintas en paredes de espacios públicos tienen muchos matices, desde el graffiti de pandillas hasta intervenciones de artistas famosos como Banksy.

El arte callejero es un concepto que hasta cierto punto sigue infravalorado en muchas ocasiones. Hablando de México y de Monterrey esto se da porque lo tenemos sumamente asociado al graffiti con el que se rayan (y muchas veces también se arruinan) las bardas y paredes, lo que ha llevado a estigmatizar a los artistas como “delincuentes”.

Claramente, el arte de la calle va mucho más allá del graffiti. En los últimos años los artistas que toman las calles y las convierten en sus lienzos han tomado mucha fuerza, Banksy es un claro ejemplo de esto. El inglés se ha vuelto famoso por sus intervenciones que aparecen casi como por arte de magia para hacer una denuncia social.

Muchas de sus intervenciones son efímeras, pero otras son protegidas y resguardadas por los mismos vecinos de los barrios que visita.

Venecia, por ejemplo, ha sido lienzo de Banksy en un buen número de ocasiones, pero el famoso fenómeno de acqua alta o marea alta, cada vez más frecuente, ha desaparecido las obras… y en parte ese es el punto: Pronunciarse contra el calentamiento global que está provocando cada vez más seguido la subida del agua.

Un ejemplo reciente y muy impresionante de intervención en la vía pública se puede ver actualmente en el Palazzo Farnese de Roma, sede de la Embajada francesa en aquella ciudad. Ahí, el artista francés JR realizó un mural de 2,500 metros cuadrados en blanco y negro que abarca gran parte de la fachada del histórico inmueble que data de la era del Renacimiento y puede presumir que tiene frescos en sus paredes modificados por el mismísimo Miguel Ángel.

La obra de JR muestra las entrañas del edificio: La ilusión óptica de la pintura hace parecer que el Palazzo está semi demolido, lo que permite ver qué hay en su interior desde los frescos del despacho de los embajadores, las bóvedas de cañón y las columnas dóricas. Y, para deleite de muchos, también se incluyó una gran estatua de Hércules que antes estuvo ahí, pero ahora se puede ver en Nápoles.

Este tipo de intervenciones son dignas de admirarse por el tiempo que permanezcan. Me pregunto: ¿Ese efecto efímero será lo más difícil para el artista? Debe ser complicado saber que estás invirtiendo talento y tiempo en algo que eventualmente puede desaparecer.

Los invito a que cuando salgan a la calle volteen a ver el arte que nos rodea. Gracias a colectivos e institutos municipales podemos ver murales en las partes inferiores y costados de puentes vehiculares, así como bardas de colonias… todas estas obras pintadas por artistas locales a los que se les debe aplaudir su trabajo.

×