El consejo del díaMonterrey
Más del autor

Evitar el chisme

¿Cuántas veces has evitado ir tras tus sueños por miedo a fracasar?

Disfruta tu trabajo

Mantenerse enfocado

Una relación saludable y feliz

Ama tu cuerpo

Comprenderse mutuamente

El Consejo del Día


El asunto financiero es uno de los principales causantes de estrés en la vida de la gente adulta. Pareciera que no es un tema importante para algunos por el tipo de decisiones desobligadas que toman. 

He tenido la oportunidad de escuchar a muchas personas que viven preguntándose por dónde se fue su dinero y después de analizarlo a conciencia, descubren que sus malos hábitos en las compras y en su administración es lo que está llevándolos a vivir incertidumbre y presiones en esa área. Por este motivo quiero compartirte 3 consejos para tener finanzas saludables. 

1. Establece un presupuesto mensual

Al hacer una lista de tus ingresos y egresos podrás identificar con claridad en lo que se gana y en lo que se gasta; diferenciarás los gastos innecesarios, de los prioritarios; sabrás cuál es tu capacidad de ahorro; y tendrás delimitado hasta donde puedes gastar. 

Puedes usar herramientas digitales como aplicaciones en el celular para monitorear tus finanzas personales, o bien, en un documento de Excel. No importa cuál opción elijas, solo asegúrate de que se adapte a tu estilo de vida.

2. Evita las compras impulsivas 

Empieza por diferenciar lo que es una necesidad de lo que a veces sólo es un deseo o hasta incluso una necedad. Tener fugas de dinero y también conductas que mejorar es normal, pero si no adquieres la  autodisciplina, se verá en riesgo la situación financiera. 

Ten cuidado con el uso de la tarjeta de crédito. La tarjeta de crédito es una excelente herramienta siempre y cuando la utilices adecuadamente, teniendo claro su funcionamiento desde el punto de vista de ser una herramienta y no un permiso para el derroche. No te dejes seducir por los meses sin intereses. Recuerda que el crédito no es un dinero extra, es una cantidad que te presta el banco que te obliga a pagar, de lo contrario te generará intereses hasta que sea cubierto, y de paso un mal historial crediticio.

3. Ahorra e Invierte 

Procura ahorrar un porcentaje de tus ingresos o una cantidad fija y no sólo la que te sobre en la semana. En un inicio puede resultarte difícil ver como dejas un dinero “inutilizado” por no hacer uso de él disfrutándolo. Pero considera que al contar con un buen ahorro cumples con el primer paso para hacer inversiones que te permitirán multiplicar tu dinero. Es gracias a ese ahorro que te podrás dar la libertad de asignar una parte a tu vejez, otra a una inversión de alto riesgo (que puede resultar igualmente con altas utilidades).

Una vez que hayas establecido la cultura del ahorro en tus hábitos llegará el momento de tomar decisiones en relación a inversiones. Asesórate con un financiero, para que te muestre la variedad de inversiones que puedes hacer a través de diferentes medios. Lo interesante de las inversiones es que tomas riesgos que te permitirán alcanzar mayor prosperidad financiera, que por ende podrá ir incrementando tu dinero.

Volver arriba