OpenA
Nutrición con propósito

El cuidado exterior comienza por el interior

Nutrición con propósito

Cada siete años nuestro cuerpo cambia completamente, esto significa que cada una de las células que lo compone se renueva o es sustituida por una nueva. - Leo Widrich.

Sin duda somos lo que comemos, pensamos y hacemos. Los avances que han experimentado la ciencia de la alimentación y la nutrición en las últimas décadas revelan la importancia que tiene llevar a cabo una alimentación y hábitos adecuados, como una de las mejores vías de promoción de la salud, del bienestar físico y emocional. 

  Cuidarse es aceptar que todo lo que hagamos tiene consecuencias ya sean positivas o negativas a la salud. Muchas veces a la hora de cuidarnos le damos más importancia a lo de afuera, es decir, nos compramos cremas para la cara, el cuerpo y el pelo, sin ser conscientes que lo importante es lo que nos “ponemos” por dentro.  

Los alimentos que ingerimos son como la gasolina, dan a nuestro cuerpo la energía que necesita para funcionar bien, si no te aseguras de que la gasolina que le pones a tu cuerpo es de buena calidad o entra en la cantidad adecuada, simplemente no te sentirás tan bien como podrías sentirte.  

Lo que comemos hoy permanece en el plasma de la sangre quince días. Es decir, el plasma se renueva cada dos semanas y la sangre cada cuatro meses, de manera que la calidad de la sangre que fabricamos con una sola comida prevalecerá en nuestro organismo durante las 16 semanas siguientes. 

Esto es muy importe porque será ella la que alimente todos los rincones de cuerpo. Así que para tener una sangre de calidad tenemos que comer sano, respirar aire puro, hacer ejercicio moderado y tener pensamientos positivos. 

Nuestro cuerpo y nuestra mente están interrelacionados de forma que no es posible la salud mental sin la salud física y viceversa.   

¿Cómo podemos cuidar nuestra salud?  

*Seguir una dieta saludable y equilibrada. Incluir cereales integrales, verduras, legumbres, pescado, frutas, frutos secos, aceites saludables, respetando la temporada de estos y su adecuada preparación.

  *Realizar ejercicio de manera regular. Al realizar cualquier actividad física logras oxigenar tu cuerpo, fortalecer tus músculos y llenarte de energía.   

*Evitar el consumo de sustancias tóxicas o adictivas como el tabaco, alcohol o cualquier tipo de droga.  

*Respetar los horarios de cada comida y no olvidar masticar bien los alimentos para no sobrecargar, a nivel funcional, nuestros órganos. 

*Alimentarnos de pensamientos positivos para nutrir la mente y el alma.  

Cuidarse no debería ser nunca una obligación, sino un motivo de satisfacción y enriquecimiento personal. El camino hacia una vida más plena pasa por tomar conciencia de uno mismo y cuidarse con el mimo y la dedicación que a menudo aplicamos a otros.  

×