Opinión

Crónicas de un comelón|El Steakhouse en México

El Steakhouse en México

El sabor local le ha quitado lo aburrido a este giro.   

Seguramente muchos de nosotros hemos visto películas o series en las que los hombres de negocios norteamericanos celebran los grandes logros en restaurantes. Pero no es cualquier restaurante. La cena que incuestionablemente se asocia con el éxito es la ‘steak dinner’. Un buen corte de carne.   

El concepto de la ‘steakhouse’ tiene sus orígenes quizás en los chophouses ingleses, que existen prácticamente desde que hay restaurantes. En los Estados Unidos, se cree que empezaron a surgir a mediados del siglo diecinueve y sin duda han gozado de gran aceptación. 

Por esta razón es que además de las lujosas versiones del steakhouse en donde personajes como Don Draper celebra, existen steakhouses mucho más casuales, en prácticamente todo el país. Incluso existen cadenas de estos restaurantes, abarcando todo el espectro económico, desde las marcas de lujo, o hasta avaladas por famosos chefs, hasta los más ‘cotidianos’. 

  Personalmente, nunca me he sentido particularmente atraído por el típico steakhouse americano. En buena medida, esta aversión es causada por la aparente simpleza de su menú. Ustedes discúlpenme por esta potencial contradicción. Ya alguna vez he escrito sobre la virtud de cocinar con pocos ingredientes de la mejor calidad posible, utilizados hábilmente; pero el steakhouse me parece un lugar de poca propuesta. 

Casi todos tienen los mismos menús, con un puñado de entradas, unos cortes, y una selección de guarniciones a costo extra. Claro que hoy en día incluyen también opciones de pescados y mariscos, pero con preparaciones ‘a la parrilla’. 

Entre comillas, porque en realidad suelen utilizar unos ‘asadores’ especiales llamados broilers. Cadenas como Mortons, son ejemplos de este tipo de restaurante y aunque sí existen cadenas de éstos en nuestro país, no han encontrado éxito en nuestra ciudad. 

  Sin embargo, los que sí la han logrado hacer son versiones tropicalizadas del steakhouse. Es difícil determinar con exactitud a qué se debe su popularidad, quizás sea porque las listas de entradas tienen platillos más cercanos al gusto de nuestro mercado, quizás por los grandes postres sumamente golosos, quizás hasta porque son lugares diseñados cuidadosamente para que nos den ganas de ver y que nos vean en ellos. 

Sea cual sea el factor, es claro que el ambiente en estos lugares, aún los que buscan ser más refinados, no se siente con ese acartonamiento del steakhouse norteamericano. No sólo eso, sino que generalmente he tenido muy buenas experiencias en esta clase de restaurantes. 

Al punto que hace unos cuantos años, uno de ellos se convirtió en el lugar para ir a celebrar ocasiones especiales.   Hay que reconocer el talento e ingenio de los restauranteros responsables de nuestros steakhouses, a la mexicana. 


Etiquetas:
×