OpenA
Tenis a Fondo

El Universo de Naomi Osaka

Tenis a Fondo

Reina del marketing, abanderada de los derechos de la mujer y de la lucha contra el racismo, es Naomi Osaka.

Representa a Japón, pero vive en Estados Unidos, se define como extremadamente tímida, pero al momento de entrar a la cancha se transforma y se convierte en una verdadera samurai, con un juego destructor que la tiene en los Cuartos de Final del Abierto de Australia.

Osaka se subió al escenario mundial en el 2018 cuando llegó a la Final del Abierto de Estados Unidos y derrotó a Serena Williams en un partido lleno de polémica, que acaparó todos los reflectores.

Dos años después se transformó, de acuerdo a la Revista Forbes, en la deportista mejor pagada del 2020. En 2019, la tenista llegó a estar en el primer lugar del ranking mundial y actualmente está en el tercero.

Su vida empezó de una manera muy peculiar, pues su padre, el haitiano Leonard Francois, conoció a su madre Takami Osaka cuando llegó a estudiar a Hokkaido, Japón, y era el único afrodescendiente de la Universidad de Sapporo.

Se enamoraron y mantuvieron su relación oculta, pues su familia no aceptó que estuviese enamorada de un hombre negro, hasta que el padre de Takami quiso presentarle a alguien para su matrimonio, por lo que la pareja abandonó la ciudad, se instaló en Osaka y allí nacieron sus dos hijas: Mari, la mayor, y Naomi.

Leonard quiso replicar la historia de éxito de las hermanas Williams y su padre, la familia se instaló en Rhode Island, después se cambió a Florida, donde Naomi empezó a entrenar y a forjar una carrera que hoy la tiene entre las mejores del mundo.

Trabajando bajo la lupa de su padre y siguiendo los pasos de su ídola y referente, Serena Williams, Naomi llegó al circuito de tenis profesional, y desde el principio no pasó desapercibida.

Jugó por primera vez un Abierto de Estados Unidos en el 2017 y en primera ronda derrotó a la alemana Angelique Kerber, que en ese momento era la número uno del mundo.

Llegó el US Open del 2018 y ya empezaron a verla con otros ojos. Ahora su presencia trasciende las canchas de tenis.

Naomi se ha convertido en una abanderada de las luchas sociales, pues fue una de las más activas en las redes sociales con el movimiento Black Live Matters, tras las muertes de los afroamericanos George Floyd y Jacob Blake.

En septiembre salió a jugar sus partidos en el US Open con diferentes mascarillas en las que se podía leer el nombre de siete víctimas del racismo.

La favorece su origen multiétnico. Osaka se había convertido antes de la pandemia en la deportista que más dinero había ganado en una temporada, la mayoría por contratos con firmas.

Presta su imagen a Nike, Yonex, Beets by Dre (electrónica), Mastercard, Nissin, Louis Vuitton, Tag Heuer, Workday (empresa de tecnología de recursos humanos).

Y dentro de su lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, la tenista se ha hecho propietaria de un equipo de futbol femenino: el NWSL North Carolina Courage.

Todo un universo, el “Universo Osaka”.

---

×