OpenA
La Hormiga

¿En qué se parecen AMLO y Putin?

La Hormiga

¿En qué se parecen AMLO y Putin? Y comentarios torales sobre la guerra

AMLO y Putin se parecen. Uno ya perdió el trono y el otro ya perdió la guerra. Ninguno lo sabe y si lo discurriera no lo admitiría. Uno se sabe rey. El otro se sabe zar. Los dos provienen de familias con los pies en la tierra, pero ambos se han elevado a alturas inimaginables. Claro, existen diferencias substanciales entre el poder de uno y EL PODER del otro. Uno se siente muy chicho con su “guardia nacional”, en tanto el otro es líder del país con el segundo arsenal nuclear del planeta. 

Los parecidos pueden seguirse sumando. Una curiosidad digna de llamar la atención es la de que no aceptan el presente como está y quieren regresar las cosas a “como estaban” antes que nacieran. Putin se queja de que Ucrania no es un verdadero país, pues era un satélite de Rusia. Nada más equivocado. Ucrania como nación tiene en el morral mas de 1,000 años de historia, en los que han competido por sus fértiles tierras agrícolas, polacos, lituanos, cosacos, rutenos, turcos, tártaros y otros. Ha sido dividido en innumerables ocasiones, estableciéndose estados autónomos. El hecho de que en 1919 Ucrania haya sido añadida a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y de que Kiev, la capital, es de gran cercanía histórica y anímica para los rusos, no es razón ni motivo para invadir a un país declarado soberano e independiente en 1990/91 y aceptado como tal por la comunidad internacional, con asiento y representación en la ONU.

Por su parte, AMLO quiere que España nos devuelva el oro que “nos saquearon” y que se transforme el país para ser dirigido con base en la cultura de los pueblos indígenas, injustamente conquistados por la espada sangrienta de los invasores ibéricos.

Ambos, el ruso y el tabasqueño, quieren regresar las cosas a como estaban antes, mucho antes de que nacieran, como si el desarrollo de los países no hubiera dejado huella alguna.

Cabe señalar algunos aspectos torales sobre la actual guerra en Ucrania, respecto de los cuales se ha comentado poco.

1. Las guerras son caras. Cuestan mucho dinero y aunque Rusia ha logrado estabilidad y poder económico, el costo de este ejercicio “putiano” a la larga, puede minar al país. Se desconoce cuánto tiempo durará. Pueden ser meses y años. Un ejemplo de ello es el rublo que se cotiza a niveles sótano en comparación a su valor hace apenas un mes; y las arcas de EUA están intactas y el dólar fortalecido.

2. Las guerras se ganan antes de que las balas y bombazos empiecen. ¿Cómo? Con el adecuado suministro de requerimientos de las fuerzas armadas. Éstas demandan agua, alimentos, baños, combustibles, distracciones, ayuda médica, etc. Durante la Segunda Guerra en África, mientras las tropas alemanas de Rommel se morían de sed, las tropas estadounidenses se bañaban en regadera, comían tres alimentos al día y podían adquirir refrescos, papas fritas, playboys y ver películas, a 100 o 200 metros de distancia de sus trincheras. Obvio que la moral de las tropas era muy diferente en uno y otro bando. En estos pasados días las tropas rusas en convoy de 60 km de largo que se dirigían a Kiev tuvieron que detenerse por falta de suministros.

3. La guerra se gana ocupando territorio en poder del enemigo. No existe alguien más difícil de matar que el humano. Se probó durante la Segunda Guerra, donde islas que fueron bombardeadas durante meses, al punto de considerar que en todo metro cuadrado había caído una bomba, tardaron meses adicionales para poderse levantar la bandera de la victoria. Los combatientes salían de los socavones dejados por las bombas a continuar peleando. La resistencia del los ucranianos que han respondido con determinación y heroísmo es el gran obstáculo al que ahora se enfrenta Putin.

Un nuevo obstáculo imposible de prever es que debido a las comunicaciones actuales, la humanidad entera ha podido sopesar los hechos, emitir juicios y sanciones en diferentes ámbitos financieros, empresariales, culturales, deportivos, etc., al grado de que EUA se ha erigido como la primera potencia mundial y Putin como la escoria indeseable. También los rusos, personas físicas, empiezan a ser rechazados.  

El argumento de Putin en el sentido que al ser aceptada Ucrania como miembro de la OTAN pone en peligro a Rusia, por la posible instalación de misiles cercanos apuntando a Rusia, es una concepción militar de táctica y estrategia que puede ser válida, sin embargo tardía, cuando en los 90 y los 2000, países como Polonia, Hungríaa, Checoslovaquia, Latvia, Lituania y Estonia se hicieron miembros de la OTAN, todos ellos parte de la ex-URSS y de su zona de influencia. 

La Puntilla. China deja solo a Putin, al manifestar apoyo a los civiles ucranianos dañados por la invasión. Deja solo a Putin. No a Rusia. Son dos entes diferentes. Rusia y Ucrania ya están negociando y han llegado al primer acuerdo: creación de corredores humanitarios. En medio de misiles y muertes de ambos bandos, han negociado. ¿Cómo la vez AMLO? En condiciones terribles, pero se escuchan y llegan a acuerdos. Hay que 

×