OpenA
Pensando en la gente

Es inhumano aumentar los impuestos

Pensando en la gente

Es inhumano aumentar los impuestos

Para quiénes pensaban que con “El Bronco” estábamos mal, debemos aclararles: hoy estamos peor. Lo único nuevo en Nuevo León es el incremento de impuestos que nos acaban de recetar los gobiernos estatal y municipales. 

¿Cómo es posible tanta insensibilidad? Si estamos en plena crisis económica y mucha gente está batallando para subsistir, muchas personas siguen sin empleo y los negocios apenas están recuperándose, y a los políticos se les ocurre aumentar el predial. En esta acción tan desafortunada, hay que decirlo con todas sus letras, todos los municipios “jalaron” parejo. Algunos ejemplos: en los municipios gobernados por el PAN como Santa Catarina, Pesquería y San Nicolás se aumentó un 30, 40 y 19%, respectivamente. Los del PRI no se quedaron atrás, en Guadalupe se incrementó casi un 50%. Movimiento Ciudadano en Monterrey impuso el 19%, aunque se estableció como “actualización” no como aumento, y se aplicará con criterios regionales, dependiendo del nivel socioeconómico de la zona el pago podrá variar a la baja, pero no se descarta su incremento. Los de Morena de plano ni quién los entienda: sus diputados locales manifestaron públicamente estar en contra del aumento y algunos de sus militantes estuvieron protestando enérgicamente, pero sus alcaldes piensan y actúan distinto: en El Carmen se volaron la barda hasta el 100 %, mientras que en Escobedo se etiquetó un 30%. ¿Qué alguien me explique? ¡Qué falta de congruencia! ¡Qué bárbaros, de todos no se hace uno, todos son iguales! ¡No tienen llenadera!

En cuanto al gobierno estatal, hay que recordarle que la gente espera obras públicas para el beneficio de hoy y mañana, no para dentro de seis años. Los proyectos largoplacistas están tan caducos como el propio término.  Antes de pensar en construir nuevas líneas del Metro, se tiene que enfocar en mejorar las actuales, porque la Línea 1 parece una carcacha vieja, y a la dos le falta un mantenimiento total, hay que arreglar todas sus fallas: escaleras eléctricas, cambiar las máquinas expendedoras de boletos, seguridad en los vagones porque los guardias “vestidos de civil” es pura leyenda urbana, entre otras fallas. ¡Ya es tiempo de pensar en los usuarios y no en los caprichos personales de los políticos! Para terminar, se debe detener el famoso replaqueo, contemplado para el próximo año, aunque el gobernador anunció que será voluntario y gratuito, eso ya nadie lo cree, será una carga más para los contribuyentes. A este paso, pronto nos van a cobrar por tener ventanas o mascotas, créanme que no lo digo en broma.   

Por vivir en una burbuja, los políticos no han tenido oportunidad de leer la historia social y política de Nuevo León. Si hubieran leído un poquito, sabrían que el arte de gobernar consiste en hacer mucho con poco, esto es, aprovechar al máximo los recursos –que siempre resultan escasos–, saber gestionar fondos federales y mantener relaciones estratégicas con los sectores público y privado. Las grandes obras públicas que realizaron los gobiernos estatales se hicieron sin aumentar ni imponer nuevos impuestos, por ejemplo, los procesos de industrialización se incentivaron a través de concesiones de impuestos; la electrificación y los servicios de agua y drenaje en los municipios, así como las grandes presas, se llevaron a cabo sin imponer cargas fiscales. Qué importante sería que los actuales gobernantes supieran algo de la historia de Nuevo León, en lugar de modificarle su escudo, como que si con eso trascendieran. 

En el diccionario de estos políticos no están escritas las palabras: empatía, estímulo y sensibilidad, conceptos que son fundamentales para tener gobiernos que dignifiquen la vida de la gente. El 2021 fue un pésimo año en el ejercicio público, ni para dónde voltear, seguimos padeciendo gobiernos que no saben planear y no saben cumplir, sólo saben mentir y piensan que la gente no tiene conciencia de la realidad y tolerará sus ineptitudes. A estos políticos hay que decirles: 

¡Ya basta de tantas mentiras!  

¡Ya basta al aumento de impuestos!

¡Ya basta a los caprichos personales!

En conclusión, no queremos aumentos a los impuestos, queremos un gobierno eficiente, enfocado en el bienestar de la gente. 

×