OpenA
Opinión

¿Es legal el poliamor en México?

Opinión

¿Es legal el poliamor en México?

Se le denomina poliamoroso al vínculo afectivo, sexual y emocional generado por la unión de tres o más personas con similares fines a los de las relaciones de pareja, tales como el compromiso, ayuda mutua y durabilidad, entre otros.

La idea tradicional de poliamor suponía el rompimiento de un pacto de fidelidad entre dos personas; sin embargo, la evolución de las relaciones personales y seguramente algunos otros factores sociales han llevado a las personas a adoptar modelos de unión que rebasan el marco estructural histórico de las relaciones de pareja. 

El matrimonio llegó a México junto con los españoles a través de la Iglesia católica, su instauración en sociedad ocurrió simultáneamente a la evangelización, esto llevó a la iglesia a tener el control no sólo de la figura del matrimonio sino toda la parte civil del Estado. 

Fue hasta 1859 en que se separó al matrimonio de la Iglesia para ser regulado por el Estado y en 1914 se contempló la figura del divorcio; es decir, su regulación comenzó a tomar un rumbo diferente a las ideas religiosas; sin embargo, a pesar de su evolución, aún en el Código Civil de 1928 la definición del matrimonio obedecía en gran medida a la idea de matrimonio religioso: unión de hombre y mujer con fines de procreación.   

A raíz de la reforma de derechos humanos de 2011, la Suprema Corte de Justicia de la Nación comenzó a resolver cuestiones de derecho familiar con perspectiva de derechos humanos; es decir, atendiendo primordialmente al respeto de los derechos fundamentales de las personas, antes que a la literalidad de la ley. 

Bajo esta misma premisa, la Corte ha reconocido los matrimonios entre personas del mismo sexo aceptando que dicha figura puede ser conformada independientemente del sexo con el que se identifiquen las personas contrayentes pues, afirmar lo contrario sería discriminatorio y desigual. De igual forma se ha reconocido que la relación jurídica del matrimonio no debe vincularse al fin de la procreación, ya que esto vulneraría el principio de autonomía personal y es excluyente para las parejas del mismo sexo.

Recientemente, un juez de Distrito resolvió un amparo en el que una persona alegó la inconstitucionalidad de dos artículos del Código Civil de Puebla que contemplan la definición legal, alcance y objetivos del matrimonio y del concubinato, señalando en ambos casos que dichas figuran implican necesariamente la unión de dos personas, al considerar que dicha definición lo discriminaba en virtud de que el quejoso practica el poliamor. 

El quejoso argumentó que el hecho de que los artículos impugnados especifiquen que ese tipo de uniones sólo puede darse entre dos personas, es discriminatorio para las personas que tienen una preferencia sexual por relaciones poliamorosas; por ende, esas disposiciones del Código Civil de Puebla van en contra de los artículos 1 y 4 constitucionales que consagran los principios de igualdad y no discriminación. Se consideró que existe un "silencio normativo" al excluir de regular las relaciones poliamorosas, sin que exista justificación constitucional de que estas uniones no se puedan celebrar por más de dos hombres o mujeres. 

El amparo le fue concedido al quejoso al considerarse como injustificada la exclusión de las relaciones sentimentales entre varias personas, con pleno conocimiento de las partes, de dichas instituciones civiles, ya que los priva de los beneficios y derechos que se adquieren derivado del matrimonio y el concubinato, dado que las relaciones poliamorosas son conformadas por seres humanos justo como cualquier relación hetero u homosexual.

Si bien dicha resolución no es de observancia obligatoria para las demás autoridades del país, sí constituye un precedente relevante para nuestro sistema jurídico en donde, por tradición, se reconoce únicamente a los matrimonios y concubinatos de dos personas, cuando en realidad nada impide que puedan existir las relaciones poliamorosas, y frente a ellas el derecho debe evolucionar tal y como ha venido ocurriendo desde la llegada del matrimonio a México. 

×