IrreverenteMonterrey
Más del autor

Su ADN político los delata

Políticos rentan México muy caro a los mexicanos

La canonización terminal del político contra la inmortalidad del estadista

‘Calidad sin evaluación’, sólo a AMLO se le ocurre

Revocación de mandato federa permitirá tumbar al ‘Bronco’

Tan absurdo que ofende

Revocación de mandato federal permitirá tumbar al Bronco

Españoles de Naturgy sí deben pedir perdón


Los españoles que deben pedir perdón a los mexicanos no son los reyes que promovieron la conquista de hace 500 años, sino los lacayos –porque no son monarcas– del Siglo XXI que usufructúan en nuestro país el negocio del gas natural desde 1997: Naturgy, antes Gas Natural Fenosa, dirigida aquí por el vasco Angel Larraga Palacios, quien también es presidente de la Asociación Mexicana de Energía y de la Cámara Española de Comercio.

Les platico: A pesar de que presumen ser una compañía global con presencia en 30 países, algo debe haberles sucedido en los últimos meses porque, o les falló la “alta tecnología” de la que hacen alarde en sus folletos corporativos, o de plano se pasaron de lanza en contra de sus usuarios de escasos recursos.

En vez de cobrar los últimos recibos en base a la toma de lectura de los medidores, en zonas del país identificadas por ser de bajo nivel socio-económico, facturaron en base a estimaciones y cálculos.

Ayer, de 9:00 am a 4:00 pm, investigadores de esta columna estuvieron presentes en las oficinas de Naturgy de Santa Catarina o La Fama, que atiende a los consumidores de ese municipio y también a los de San Pedro Garza García, porque en éste último no hay oficinas recaudadoras de pago de dicha empresa.

Durante ese lapso fueron contados 427 quejosos por cobros excesivos y ni uno solo de ellos vive en el pudiente municipio sampetrino. Todos fueron usuarios de servicio doméstico cuyos domicilios están en Santa Catarina y García, ambos considerados con población mayormente de ingresos económicos medio, medio-bajo y bajo.

En ese horario, la fila para reclamos llegó en varias ocasiones hasta afuera del local y a cargo estuvieron dos empleados varones en las áreas para aclaraciones y otros trámites, dos edecanes apostadas a las puertas y dos cajeros.

El clamor generalizado de los quejosos fue que los cobros del último recibo superaban en más del doble los históricos y los de la factura anterior.

El procedimiento al que fueron sometidos resultó el mismo: para dar trámite a su queja deben regresar a sus domicilios, tomar una foto del medidor, llevarla de nuevo a las oficinas de Naturgy donde cada caso es revisado y si el cliente tiene razón, se le bonificará el cargo indebido en el siguiente recibo. Pero antes, para evitar la suspensión del servicio, el afectado tiene qué pagar su recibo.

¿Por qué este abuso sólo se da en zonas como Santa Catarina y García? Porque los de Naturgy saben que estos usuarios no se pueden defender, pues no tienen dinero para hacerlo, ni pueden dejar de trabajar para hacer filas de muchas horas para solicitar una aclaración.

¿A qué le apuestan estos españoles comandados por Larraga Palacios? A que la mayoría silenciosa, la del abnegado pueblo mexicano, simplemente pague y siga sobándose el lomo, sin importar que para tener gas en la estufa y en el bóiler se priven de otras cosas.

Las ventas de Naturgy en México durante 2018 fueron las más cuantiosas de su operación mundial: Casi $15,000 millones de pesos, un 10% más que las de 2017.

Ante la Profeco, Naturgy está en los primeros lugares de quejas a nivel nacional debido a este tipo de acciones y sólo en Nuevo León lleva de marzo de 2018 al mismo mes de 2019, casi 2,000 denuncias por sobrecargos injustificados. 

Un dato más pinta a esta empresa como lo que realmente es: en las juntas locales de conciliación y arbitraje de todo el país, Naturgy ocupa el tercer lugar en el número de demandas presentadas por extrabajadores suyos.

La principal queja laboral tiene que ver con los injustos salarios que paga a su personal, 1,147 en total, entre directivos, gerentes, técnicos, operarios y administrativos. Un botón de muestra es que mientras un ejecutivo de Naturgy en Costa Rica gana el equivalente a $4 millones de pesos anuales, un mexicano del mismo nivel organizacional apenas llega a los $900,000.

Esto, a pesar de que México es el líder de todo el grupo en utilidades, y para colmar el plato del absurdo, la empresa española presupuestó desde noviembre de 2018, aplicar un aumento en las tarifas al servicio doméstico de nuestro país, el único que tendrá lugar en su operación mundial.

Entonces, mal servicio, cobro excesivo e injustificado, mal trato salarial a su personal y aumento de las tarifas son los ingredientes de que hace gala esta empresa que opera en México desde 1997 y que tiene en el área metropolitana de Monterrey su mayor mercado, casi 850,000 usuarios de gas doméstico.

CAJÓN DE SASTRE

“De plano, huele a gas… y huele muy feo”, dice mi Gaby.

placido.garza@gmail.com

Volver arriba