El consejo del díaMonterrey
Más del autor

Ser íntegro

Evitar el chisme

¿Cuántas veces has evitado ir tras tus sueños por miedo a fracasar?

El Consejo del Día

Disfruta tu trabajo

Mantenerse enfocado

Una relación saludable y feliz

Hablar en público


Hay una actividad que le produce ansiedad y miedo a más del 80% de la población. Cada día hay personas en la escuela, en el trabajo y a veces hasta en reuniones sociales batallando para hablar en público. No es algo sencillo y si no lo has hecho, te advierto que llegará un momento en el que tú también tendrás que hacerlo, por esta razón te quiero compartir 3 Consejos para Hablar en Público. 

1. ¡Prepárate!  

Aunque ser espontáneo y permitirse improvisar es recomendable, es muy importante que conozcas bien tu material y te tomes el tiempo de practicarlo, o al menos repasarlo. Ten claro lo que vas a decir, a quien se lo vas a decir y cómo lo harás. Haz una investigación completa sobre el tema y si te surgen dudas busca las respuestas para que tengas muy claro todo el contenido. Saber de lo que hablas es una de las mejores maneras de calmar los nervios.

Finalmente una vez que preparaste todo, cierra tus ojos y visualízate dando esa platica con éxito. 

2. Háblale a una persona a la vez.

Escoge tres personas del público (los que tú quieras) a tu izquierda, centro y a tu derecha, y alterna tus miradas entre ellos. Míralos a los ojos y platícales tu mensaje. Sin importar la cantidad de personas en tu audiencia, siéntelo como si fuera una emotiva conversación de uno a uno. Siéntete confiado, exprésate con tu estilo, con sencillez y sinceridad como cualquier plática casual. Al hablarle a una persona a la vez sentirás como todo se convertirá en una mera expresión de lo que tienes en mente. Dejarás de ver al grupo y te enfocarás en cada uno con la seguridad de que te escucharán, y sabrán por tu mirada, que estás buscando conectarte con ellos para transmitirles un mensaje. 

3. ¡Relájate!

Por favor recuerda respirar, es una de las primeras cosas que olvidamos cuando sentimos tensión y nerviosismo. Tú sabrás cuando será necesario que hagas un pequeño alto para tomar una respiración consciente. Considera que no necesitas tener las caras de todos los presentes sonrientes y asintiendo contigo para motivarte y continuar con tu mensaje.  Y tampoco tu mensaje tiene que ser perfecto según tus estándares. Aquí es donde se vuelve sumamente importante que reduzcas tu auto crítica mientras estás hablando, porque tu mensaje podrá tener algunos errores, que para ti pueden resultar fatales, pero muchas veces los demás ni se dieron cuenta o ni lo vieron como un error. De hecho, típicamente se trata más de un tema de miedo al qué dirán, que del miedo en si de hablar en público. 

Date la oportunidad de poner en práctica este consejo y platícame tus resultados. Sé que te irá muy bien y que pronto llegará el momento en el que incluso lo disfrutarás y buscarás intencionalmente exponerte ante audiencias cada vez más grandes.

"Si renuevas tu manera de pensar, transformarás tu forma de vivir"

Volver arriba