OpenA
Buhedera

¿Has oído hablar de qigong?

Buhedera

¿Has oído hablar de qigong?

La investigación muestra que es una forma efectiva de ejercicio para los tiempos que corren. A continuación, encontrarás una lista de los beneficios para la salud que la práctica del qigong puede aportar a tu cuerpo y mente, que pueden ayudarte a iniciarte en esta práctica (tomado de bit.ly/3Bf7Kar). 

1. El qigong afloja los músculos y construye poder. A diferencia de otras formas de ejercicios, el qigong trabaja con los músculos de manera muy diferente. Mientras que los aeróbicos se enfocan en desarrollar fuerza y flexibilidad, el qigong es más una forma de ejercicio interno que apunta a desarrollar poder sin esfuerzo y afloja los músculos. El ejercicio occidental típico evita el flujo de chi (energía), un aspecto en el que qigong se enfoca predominantemente. En qigong, la sensación de fuerza muscular se considera inapropiada. El objetivo es una sensación de poder relajado. El poder relajado llega cuando los músculos, en lugar de luchar y esforzarse para hacer algo, simplemente se aflojan y permiten que la energía fluya a través de ellos. 

2. El qigong fortalece los órganos. Las técnicas de qigong trabajan para fortalecer y equilibrar todos los órganos internos. El qigong también cuenta con técnicas para fortalecer órganos específicos. Por ejemplo, ayuda al hígado a recuperarse de la hepatitis, a los pulmones de la tuberculosis o al corazón de un ataque al corazón. 

3. El qigong mejora la función cardio-pulmonar. A diferencia de los ejercicios como los aeróbicos, el qigong es una forma de ejercicio interno, se centra en el flujo de chi. Si bien la mayoría de las personas piensan que el ejercicio aeróbico es necesario para fortalecer el corazón y los pulmones, puede ser una sorpresa descubrir que el qigong hace lo mismo. El qigong, sin embargo, se enfoca en la respiración lenta, profunda y regular, y el movimiento de energía para hacer que el oxígeno penetre más profundamente en los tejidos que el ejercicio regular. Toma la siguiente situación como ejemplo: un estudiante de qigong que tiene un trabajo de oficina normal y sedentario y no realiza casi ninguna actividad aeróbica tiene un hermano que practica montañismo. Fue invitado a escalar una montaña en Colorado con su hermano. Se imaginó jadeando mientras su hermano avanzaba. Pero, para su sorpresa, descubrió que su capacidad para la actividad física, en términos de respiración, había llegado a superar la de su hermano que había realizado actividad aeróbica continuamente. 

4. El qigong mejora la función vascular. Si bien la mayoría de las formas de ejercicio occidental aumentan la circulación ejercitando el corazón, el qigong mejora la circulación al aumentar la elasticidad de los vasos sanguíneos. De hecho, en China, los ejercicios de qigong se prescriben para la presión arterial alta y baja, ya que ambos se deben a problemas de elasticidad y fuerza vascular. 

5. El qigong ayuda a prevenir lesiones en las articulaciones, ligamentos y huesos. Las articulaciones y los ligamentos son particularmente vulnerables. Es fácil bloquear las articulaciones cuando se producen caídas o accidentes. En consecuencia, una articulación bloqueada es una articulación fácilmente rota. Los ligamentos se sobrecargan fácilmente en un accidente y volverlos a la normalidad es muy difícil. El qigong, sin embargo, enseña un mejor equilibrio. También enseña cómo girar correctamente sin forzar o bloquear las articulaciones, así como cómo relajarse durante una caída. Además, aumenta la flexibilidad y la primavera de los ligamentos. El qigong es como un estiramiento suave y un tratamiento de acupuntura combinado. Proporciona circulación de fluidos y energía en el cuerpo para disminuir el impacto de las lesiones y permitir una rápida curación. El qigong equilibra la energía y mejora las áreas más débiles en los sistemas internos de las personas. También funciona para prevenir que los enlaces débiles del cuerpo causen problemas en el futuro.

6. El qigong construye poder atlético y artes marciales. Se dice que los movimientos suaves y aparentemente suaves del qigong permiten al practicante avanzado derrotar al luchador callejero más violento. Esta capacidad se deriva básicamente de la práctica del qigong, que desarrolla el chi y el poder interno.

×