Opinión

Herbolaria y salud|Herbolaria en el embarazo

Opinión

Parte 1

La naturaleza es una fuente inagotable de salud y bienestar. 

Existen plantas medicinales que son grandes aliadas para las mujeres embarazadas y se pueden utilizar sin riesgo alguno durante el embarazo para aumentar las defensas, evitar la descalcificación, prevenir o combatir gripes, tos, resfríos, estreñimiento, retención de líquidos, gases, varices, hemorroides, dolor de espalda, ansiedad, depresión, insomnio, mareos, náuseas, paño, manchas en la piel y estrías. 

La primera planta que debes conocer si estás embarazada es la hoja de la frambuesa. Por siglos las mujeres que tienden a tener abortos espontáneos han utilizado el té de hojas de frambuesa (Rubus idaeus) para ayudarles a llevar a buen término su embarazo. 

La acción principal de las hojas de frambuesa es relajante y tónico uterino. Su principal utilidad es para problemas del embarazo, incluyendo los mareos matutinos y como facilitador del parto, además su sabor es muy agradable. Las hojas de esta planta contienen fragina, una sustancia que relaja el útero. 

¿Cuáles son las ventajas de beber té de hojas de frambuesa antes y durante el embarazo? Principalmente aumenta la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres, previene el parto espontáneo y ayuda a calmar la hemorragia post-parto.

Y tonifica los músculos que se usan durante el parto haciendo que éste sea menos doloroso y su recuperación más rápida, sin embargo, no reduce el dolor de la dilatación pélvica. 

El alto contenido de minerales de la hoja de frambuesa ayuda a la producción de leche, haciendo que esta sea más abundante. Estimula el útero y lo relaja, haciendo así que las contracciones sean más eficaces y, por tanto, el parto sea más rápido. 

La ortiga (Urtica dioica) es otra planta también segura de consumir durante el embarazo. Posee muchas cualidades que apoyan a un período de gestación con menos molestias y más seguro. Fortalece los huesos, reduce los calambres.

Es antiinflamatoria y analgésica, además de ayudar a evitar la retención de líquidos y su consecuente elevación de la presión arterial, ayuda a eliminar toxinas y por lo tanto reducir el riesgo de una preeclampsia.

La melissa (Melissa officinalis), es otra planta que se puede consumir de manera segura durante el embarazo, y la cual es inclusive segura de administrarse a un bebe recién nacido en las dosis específicas. Se puede utilizar para tratar ansiedad, nerviosismo, depresión e insomnio. La melissa tiene propiedades relajantes, digestivas, antidepresivas, antivirales e inmunoestimulantes. 

Su sabor es muy agradable y se puede tomar sola o combinada con las hojas de frambuesa. Lo recomendaría tomar de manera diaria durante el último trimestre del embarazo, para aminorar los nervios previos al parto, facilitar el mismo y evitar los famosos “baby blues”. 


Etiquetas:
×