Ilusión


Mirando hacia el futuro, sin dejar de observar el presente panorama del estado de las cosas en nuestro alrededor, sin duda alguna no podemos dejar de pensar que hoy, a pesar de los drásticos cambios y más allá de las tristes y cruentas realidades por las que se sostiene el actual período de nuestra existencia, como sociedad debemos de reconocer que vivimos en medio de una monumental ilusión, quizás falsa, quizás cierta, que acaricia a nuestra seguridad, más que de certezas, de un sentimiento de duda e incertidumbre por lo que nos viene por el toril de lo próximo e inminente.

Y es que más allá de filosofar con palabras rebuscadas para iniciar este nuevo ciclo sabatino de publicaciones de mi columna, amable lector, haciendo un análisis del panorama político, social y cultural de forma general luce, aunque sin gracia, filosóficamente cantiflesco y mucho más revuelto, complicado y complejo, que un cubo de rubik en las manos de un bebé. Mientras a nivel local el interlocutor, vía WhatsAppcon Diosito, nos tiene y nos mantiene con el Jesús en la boca gracias a la incapacidad mostrada como “El Jinete” que lleva las riendas de nuestro estado, a nivel nacional, el otro “jinete”, el que lleva las riendas de nuestro país, en la constancia de los reflectores mediáticos de sus mañaneras conferencias, no da tiempo ni espacio de digerir siquiera la realidad de los acontecimientos recientes. Hoy por hoy es Nuevo León el nuevo reino de la inseguridad, de la corrupción, de la arrogancia, de la fantasía, de las apariencias, de la farsa y de la mentira que toma las formas del secuestro, del robo, del asalto, de las licitaciones ocultas, de los moches, del tráfico de influencias, de la información privilegiada, de los compadrazgos, de los amigos, de los shows mediáticos, de la libertad a los corruptos, de las alzas al transporte, del maquillaje de cartón y de tela con las que tapan la verdad corrupta que surge de las grietas de la incompetencia para ejercer el orden y la gobernabilidad. En tanto, a nivel nacional se canceló un aeropuerto, se puso en venta el avión presidencial y el resto de la flotilla, se contuvo el robo de gasolinas, pero perdieron la vida 140 mexicanos que acompañaron con la misma suerte a una gobernadora y a su marido, se autorizó la guardia civil nacional, pero militarizada; se desbarataron las reformas, se acabaron las guarderías y, supuestamente, se acabó la corrupción. Pero la realidad es que, dicen, nos cuesta más caro vender que poseer un avión presidencial de última generación. Era más económico terminar una terminal aérea que cancelar la obra para indemnizar a todos los afectados; se neutralizó el robo y la ordeña de los oleoductos, pero se compraron 671 pipas sin licitación; un estado se queda sin gobernadora y su moreno rival se perfila a ocupar su lugar; se echó para atrás la reforma y la “maestra” sigue oculta y detrás se financia ahora a las mamás, antes que a las guarderías y supuestamente, otra vez, se acabó 

la corrupción. Pero lo cierto es que el avión no se ha utilizado, no se ha vendido y nos sigue costando; se debe indemnizar por un aeropuerto que no se concluyó y se construye uno nuevo; se han ahorrado millones de pesos al impedir el robo de combustible, pero la gasolina día a día la pagamos más cara; se echó para atrás una reforma y el nivel educativo sigue en picada; el precio del dólar ciertamente ha bajado, pero el precio del huevo sigue costando cada día más, un ídem, y supuestamente una vez más, se acabó la corrupción, pero nadie verdaderamente importante hasta  ahora ha pisado la cárcel. Como sociedad vivimos de manera constante con la idea de cristalizar un mejor mañana para nosotros y nuestros hijos, sin embargo, por todos estos hechos que más parecen deshechos de nuestros gobernantes y que se estrellan violentamente en contra de nuestros sueños y anhelos de paz, justicia y prosperidad, es que nos asalta la incertidumbre por saber qué sigue por sortear, en lo próximo de lo inminente de la monumental ilusión que nos pretenden implantar con su cantinflesca filosofía de trabajo… ¿O cómo la ve usted, mi chato? Por hoy es todo, amable lector. Medite lo que le platico, disfrute la vida y al máximo a su familia, esperando que el de hoy sea para usted un alegre sábado y mañana un reparador domingo. Nos leemos en www.cabritomayor.com, donde podrá encontrar todas nuestras columnas políticas además de las  importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en “Crack” nos tendrá el   próximo viernes en “Por los senderos Taurinos y aquí mismo el próximo sábado.


Volver arriba