OpenA
Cabrito Mayor

Inmaculados, puros y santos

Cabrito Mayor

Inmaculados, puros y santos

Transitando en el diario trajinar de una sociedad por un lado ignorante, y por otro, realmente compleja por los principios, virtudes y cualidades torcidas con las que florece, es sin duda el actual uno de los peores momentos de la historia en la vida de nuestra nación por la crisis de valores tristemente arraigados en el tiempo que nos impiden desenvolvernos en esta "selva" cotidiana, inmaculados, puros y santos.

Atrás va quedando los añejos tiempos donde la honestidad, el humanismo, la bondad, la solidaridad, el optimismo, la empatía, la verdad, el amor y el libre pensamiento, eran los principios básicos con los que se conducía la sociedad. Hoy, es el madruguete, el oportunismo, el "animalismo", la vanidad, la tranza, el pastelazo, la opacidad, la injusticia, la deshonra y la mentira entre muchos otros "atributos" más, los que alimentan a este deleznable pantano en el que está sumergida nuestra sociedad.

De principio a fin, de arriba hacia abajo y de un lado para otro, por el lado donde se le mire, es en la actualidad y en casi todos los ámbitos de la vida, una farsa y una auténtica burla a la verdad lo que nos sucede de manera colectiva por equivocar como lo comento arriba, ya sea por ignorancia o por los valores torcidos, las decisiones en nuestro andar, principalmente en el ejercicio cívico electoral de la política que es donde tiene que ver, se quiera o no reconocer, el todo en relación al bienestar de nuestras vidas.

Y es que, estimado lector, no es por criticar, pero hay que reconocer que cada vez menos el bienestar, la paz, la armonía, y por ende la salud mental, se va alejando al paso de, por no decir malos gobiernos, sí de gobiernos insensibles que centran su actividad operativa en personalísimos intereses de poder por encima de un quehacer en favor del bien común.

No vendría al caso comentar, sin embargo, es importante tener presentes la falta de equidad privilegiando algunas zonas del país por encima de otras, la falta de respeto en la segregación política  entre la "transformación" y los "conservadores", la "humanitaria" directriz en la política de la seguridad nacional, el silencio sangriento del periodismo crítico, la escalada inflacionaria que de manera permanente eleva la canasta básica, el desabasto de medicamentos, el progresivo deslizamiento a la alza en los indispensables combustibles, la desaparición de los 109 fideicomisos con todo y su dinero entre muchas otras "menudencias" que el pueblo bueno, pero de ignorante, ha soportado bajo el mágico manto de la polarización que encierra la cruenta verdad de la frase "divide y vencerás".

Y aunque guardando toda la proporción posible, a nivel local las cosas no están tampoco muy alejadas del cuestionable estilo gubernamental en la gestión política de la "transformación", con el irresistible "jugo" de naranja suministrado a legisladores, alcaldes y regidores para hacerse militantes "ombligones", el "tira y tira" de Samuel contra lo que hoy queda de oposición en el Congreso por la "compra de conciencias", las denuncias y los amagues que vienen desde una y otra dirección. 

Pero partiendo desde el principio y recordando los pasados "asegunes" electorales en el origen de las candidaturas de nuestros hoy ahora gobernantes, en el caso del estado y su capital, ambos políticos no llegaron a la contienda electoral muy inmaculados, puros y santos que digamos, el primero con un cuestionable apoyo económico familiar para su campaña y el segundo, sin habitar físicamente el municipio que hoy mismo gobierna y en ambos casos, los resultados le dan fuerza a la máxima de "el fin justifica los medios".

Pero más allá de las "movidas" que hicieron o que dejaron de hacer para llegar a donde hoy están, su política, su forma y estilo de gobernar en el poco tiempo que tenemos de conocerles deja para el análisis mucha información y bastante material que hace, más que cuestionable, evidente su falta de experiencia de campo en el campo ejecutivo de la política, donde el más mesurado, "aterrizado" y presidenciable además, porque calladito se ve más bonito, ha permitido que la ciudad se convierta en  una fiel copia de la superficie lunar, mientras el otro, también presidenciable, juega al "Ricky Ricón" con el erario al "recetarnos" los pastelazos mediáticos y como Santa Claus navideño, nos regala una "autopista", "un trenecito" y un "avioncito", en tanto que la sociedad, allá en la calle, el que no muere a balazos, muere lentamente de sed.

Así las cosas, estimado lector, difícil es pues con tanta lastimosa realidad mantenerse inmaculado, puro y santo, y con la mentalidad positiva en torno la forma del pensamiento y estilo de trabajo de estos políticos que por sus acciones es evidente que nos tienen a la sociedad entre las patas de los caballos por no decir, viviendo o más bien dicho sobreviviendo a uno de los peores momentos de la historia en la vida de nuestra nación.

Por hoy es todo, medite lo que le platico, estimado lector, esperando que el de hoy sea un hermoso inicio de semana, por favor cuídese y ame a los suyos respetando la sana distancia; me despido honrando la memoria de mi hermano Joel Sampayo Climaco con sus palabras: "Tengan la bondad de ser felices". Nos leemos aquí el próximo lunes.

×