OpenA
Carrera por el Imperio

La apuesta de EUA para reducir inflación

Carrera por el Imperio

Mayo oferta de petróleo

El presidente de EUA, Joe Biden,  planea realizar una visita a Arabia Saudita el próximo mes. El principal tema que pretende discutir con el mandatario de dicho país, es el incremento de la producción de petróleo. 

Vale la pena recordar que la relación entre líderes no es buena, ya que anteriormente el gobierno de EUA ha referido como autócrata al príncipe que gobierna dicha nación árabe, atribuyéndole además falta a los derechos humanos, e inclusive relacionándolo con el asesinato de un periodista disidente. Entre los principales productores de petróleo, como lo son EUA y Rusia, Arabia Saudita es considerado el segundo más importante a nivel global, y uno de los líderes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC). Esto le confiere a Arabia Saudita un control importante en el flujo global, que incide en los indicadores macroeconómicos, como la inflación. Las recientes sanciones al petróleo de Rusia han provocado un rápido incremento de su precio, derivando igualmente en altos precios de la gasolina, y por ende en un alza generalizada de productos.    

Mi análisis y prospectiva: El estatus de la relación entre mandatarios no sólo no es la mejor, sino que tiene antecedentes negativos. Por lo tanto, es de esperarse una reunión tensa en lo privado, mientras que probablemente en lo público y bajo el protocolo debido, se procure mostrar el logro de beneficios mutuos. Aún y cuando desde la perspectiva ideológica de sistemas de gobierno existen claras diferencias, las líneas de negociación en aspectos geopolíticos, y principalmente en el tema del petróleo, se han mantenido por años entre EUA y los países de la OPEC, incluyendo Arabia Saudita, como uno de sus líderes. 

No obstante, esta ocasión pudiera ser distinta por las peculiares condiciones que el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania han generado. Arabia Saudita, junto con los demás países de la OPEC, que a su vez tienen relación con Rusia -país que difícilmente incrementaría su producción-, se han estado beneficiando significativamente durante los meses recientes por el incremento de precios del petróleo. La pregunta más compleja de momento es, cuál sería la razón, o razones, por las que Arabia Saudita, junto con los principales países productores de petróleo, decidirían incrementar la oferta de producción de petróleo para bajar el precio, y por ende, limitar las presiones inflacionarias a nivel global. 

Lo anterior implica muy probablemente significativas concesiones y apoyos por parte de EUA, como por ejemplo en temas de defensa. Sin embargo, aquí los tiempos políticos también cuentan. Hay que recordar que en Noviembre se llevarán a cabo las elecciones intermedias en EUA. Las encuestas, además de mostrar una baja popularidad de Biden, proyectan escenarios donde los Republicanos pudieran apoderarse de la mayoría en el Senado y en la Cámara de Representantes. Es decir, al Presidente Biden le urge lograr una negociación positiva con Arabia Saudita y la OPEC, por lo que las concesiones de EUA deben ser lo suficiente atractivas para que el incremento de producción y la baja de precio del petróleo suceda antes de dichas elecciones, pues de lo contrario, la sociedad estadounidense podría castigar a los demócratas en las urnas por los altos precios de la gasolina y la inflación. 

A nivel global se sufren igualmente las consecuencias inflacionarias, y es en estos momentos cuando los mandatarios con ideales democráticos liberales, tienen la difícil tarea de negociar y lograr acuerdos con líderes de naciones que cuentan con sistemas de gobierno distintos. Definitivamente un tema económico de gran interés para la agenda política de corto plazo en EUA.

×