OpenA
Libros que suenan

La balada de Ninfa

Libros que suenan

La balada de Ninfa

"No quiero que el tema sea nada más feminicidio, ya está muy claro, se ha manipulado mucho sobre este asunto", presidente AMLO (2020)

¿Cómo hacernos de la vista gorda al momento de escribir sobre la realidad que viven millones de mujeres en México? No se puede. De una forma u otra, la escritura llama en esa dirección, la literatura es una brújula que señala ese norte, el destino de la palabra que manifiesta y registra. 

La escritora regiomontana Marionn Zavala narra en su libro "La balada de Ninfa" historias que a estas alturas de nuestra época no se pueden distinguir entre la ficción y la realidad. La violencia de género y los feminicidios registran sus más altos picos en las estadísticas, y duele ya decir: estadísticas. 

Zavala relata en cuatro escenarios las circunstancias que llevan a las mujeres a destinos trágicos de muerte y violencia. 

En su relato "Mi nombre es Cathy" utiliza de preámbulos ese decálogo que el presidente de México pronunció el 14 de febrero de 2020, que inicia con: "Estoy en contra de la violencia: en cualquiera de sus manifestaciones"; y termina con: "Vamos a garantizar la paz y la tranquilidad en México". 

La narración, con tonos de denuncia y crítica, retrata la violencia que se manifiesta desde la infancia, desde el kínder, desde la casa y la escuela, el acoso escolar, el patriarcado que perpetra en las mismas mujeres condiciones de vulnerabilidad.  

La narradora británica Jo Baker señala: "Necesitamos hablar, necesitamos escribir, dar algún tipo de sentido a nuestras experiencias. Nos ayuda a vernos representadas, ver nuestras experiencias reflejadas en las ficciones que encontramos". 

En este sentido, los cuentos de Zavala son parte de un tejido enorme de narrativas en torno a la sombra de impunidad que vive el país. La historia de Ninfa, de Cathy, de Marta y de la tía Elo, se complementan en paralelo sin temporalidad a la misma de Debanhi y de otros miles de niñas y mujeres. 

Zavala construye una obra con un lenguaje propio de la perturbación e indignación, el destello de esperanza no se vislumbra, pero sí se puede ver entre líneas y personajes que el silencio no sosiega al dolor. Escribir visibiliza cuerpos y voces. 

El mutismo del Estado sobre la violencia no ha detenido, ni detiene ni detendrá el ruido de la escritura: ni por el periodismo, ni por la literatura. #niunamás 

La balada de Ninfa

Marionn Zavala

(Cuadrivio, 2020)

placeholcer


×