La bio de un alienígena


En 1947 llega al planeta Tierra, al seno de una familia británica que vivía fuera de Londres, un alienígena al que llamaron David Robert Haywood Jones, conocido en el mundo como David Bowie. 

Nació el mismo día, 8 de enero, que Elvis Presley, en un barrio en ruinas, devastado por misiles de la Segunda Guerra Mundial. No fueron esas sus primeras conexiones con el mundo del rock, ni con la miseria y los estragos de la voracidad del ser humano. 

Bowie había nacido para descubrirnos personajes más allá de lo que nosotros mismos podríamos reconocer. Bowie una biografía, es un libro que ya se puede encontrar entre las novedades de librerías. Lo narra en un lenguaje poético Fran Ruiz y lo ilustra de manera intuitiva y especial María Hesse. La manera en que está estructurada la línea del tiempo en la vida de Bowie es especial. Va cronológicamente describiendo los episodios de vida haciendo un trenzado de sucesos emocionales, profesionales, creativos, existenciales; muy de la mano de las ilustraciones y su colorido. 

Bowie no sólo fue una estrella del pop mundial: también fue un gran referente de las rupturas e innovaciones juveniles de una época, 70s-90s. El libro descrito mágicamente en primera persona, nos acerca y revela al alienígena, al ser de otro planeta que no encajaba con lo convencional y que se salía del cuadro al momento de auto reconciliarse con su existencia. 

Muchas veces, fue el efecto de esa adrenalina de la creación lo que lo sacó de abismos y profundidades marcadas por el uso de las drogas. Abrir los ojos a la vida, en cada álbum y volver a cuestionarse qué le motiva a vivir. Constantes introspecciones, viajes cósmicos y giras interminables. 

En el libro suenan personajes desde Leonard Cohen, John Lennon, Iggy Pop, Fredy Mercury, Andy Warhol, entre otros; también se toparán con Little Richard, The Monkeys, Suede, Placebo, Kubrick… 

Su íntima relación con el arte, el cine, el teatro y la lectura son parte del andamiaje de una vida trazada en la contemplación interior y exterior. Bowie, en la pluma de Ruiz, nos empatiza con el desencanto de vivir y al mismo tiempo con la maravilla del amor, del poder de las ilusiones, aquella forma de empezar de cero con la antorcha encendida del amor, el amor al prójimo, a la familia, a la pareja.

Eso, el amor, fue lo que sacó a la superficie al ser humano que trascendió entre todos los acontecimientos trágicos, tormentosos, exitosos y victoriosos de su vida. Además de su historia, aparecen la discografía, filmografía y bibliografía de su obra. Es un gran libro para quienes aman la esencia de David Bowie, lo admiran y honran su memoria.

Sigue leyendo...
Volver arriba