OpenA
Distrito Cultura

La Gioconda: un cuadro lleno de secretos

Distrito Cultura

La Gioconda: un cuadro lleno de secretos

La famosa obra siempre ha dado de qué hablar; ahora una copia expuesta en Madrid está revelando más historias detrás de su enigmática sonrisa. 

La Gioconda, también conocida como Mona Lisa, es una obra de arte hecha por Leonardo Da Vinci que siempre está en boca de todos y que siempre atrae las miradas al Museo Louvre de París; casi casi uno va al Louvre, a París,  a ver este pequeño cuadro. 

Ahora, de unas semanas para acá, la mujer de sonrisa enigmática ha atraído a (aún) más titulares porque el Museo del Prado en Madrid inauguró una exposición con la también bastante famosa copia de la Mona Lisa. 

La historia y los que saben nos cuentan que Leonardo, al igual que muchos artistas de su época, no sólo pintaba cuadros, también tenía alumnos, a quienes les enseñaba el arte de pintar y sus técnicas. Sus clases eran impartidas en su mismo taller por lo que esos pupilos seguramente fueron testigos de cómo realizó sus más grandes y famosos cuadros. 

Esta copia de la Mona Lisa, que se ve casi casi igual, pero con más color, fue realizada por uno de esos alumnos, aunque no está claro exactamente por quién. 

Si pensabas que la diferencia entre ambos cuadros era el color, no es así. La diferencia entre ambas obras, una oscura y una muy luminosa, es que la original que vive en París no ha sido restaurada y la copia sí, lo que ha avivado sus colores. 

Y es que desde que la Mona Lisa auténtica fue robada a inicios del siglo 20 y luego recuperada se ha trabajado en su conservación y protección, pero no es su restauración. 

Los investigadores que han estudiado ambos cuadros (original y copia) tienen “otras” pruebas para determinar que una fue hecha por Leonardo y otra por un alumno de Leonardo; casi todas esas pruebas están basadas en los trazos que fueron borrados o corregidos y que solo se ven al estudiar con rayos x las piezas. 

¿Es raro que exista una copia de un cuadro de Leonardo? En realidad no. Incluso, el mismo artista hizo varias versiones de alguno de sus trabajos. Uno de los más conocidos es La virgen de las rocas. 

De este cuadro hay dos, uno en el Louvre que se supone es el original, aunque para conservarse se pasó de tabla a lienzo y se protegió con acrílico, y una segunda versión que aún está en su tabla original en la National Gallery de Londres. Los que han estudiado estas obras observaron los mismos trazos en ambas, por eso están seguros de que ambos son de Leonardo y no de él y un alumno. 

Sin duda, la Mona Lisa es famosa y lo seguirá siendo porque mientras más se observa y más se estudia, nuevas cosas se descubren. Tal vez no es el mejor cuadro de Da Vinci, pero la vida lo ha llevado a ser el más popular. 

Si andan por allá o van de visita, no duden en ir a verla, es la oportunidad de conocer más detalles de la pieza que ya no se pueden apreciar en la parisina. 

×